Saltar al contenido
Geranio
Geranio

Este género de plantas con hermosas flores recibe el nombre latino de Geranium, que tiene muchísimas especies descritas, más de 1000, pero de las que tan solo se aceptan poco más de 400 por los botánicos.

En su mayoría, estas vistosas plantas son útiles para tapizar superficies, puesto que tienden a segregar sustancias que retrasan el crecimiento de otras plantas en los alrededores; si bien es ventajoso para su cultivo, puede entorpecer parcialmente la adaptación de nuevas plantas en el jardín.

Las especies de este género pueden ser de porte herbáceo, sub-arbustivo u arbustivo; sin embargo, la mayoría de las que son cultivadas como ornamental pertenecen al grupo de las especies herbáceas. Por otra parte, son bastante buenas para el cultivo en macetas produciendo grandes inflorescencias similares a rosetas de vivos colores, destacando el rojo, naranja, morado o el blanco. Igualmente, son de fácil propagación y cuidados, por ende, se consideran como especies ideales para los jardines.

Detalles del Geranio

Detalles del Geranio
Detalles del Geranio

 

Son plantas herbáceas, arbustivas o, en algunos casos, pequeños árboles, cuyo porte puede variar considerablemente entre las diferentes especies del género, siendo de entre 30 centímetros para algunas hierbas y de unos 5 metros en otros ejemplares arborescentes.

Los ejemplares de geranio tienen hojas simples que, lo más común, es que presenten forma palmatilobuladas, dentadas y pecioladas con tallos que van desde verdosos a marrones en los arbustos.

Por otro lado, sus peculiares y espectaculares inflorescencias que tanto nos cautivan reciben el nombre de “pleocasio”. Estas últimas, poseen 5 pétalos radialmente simétricos; son de colores muy vivas existiendo variedades en donde sus hermosas flores tienen distintos diseños y muchas tonalidades. El tamaño de las mismas puede variar entre los 2 centímetros de diámetro y los 5 centímetros.

Tras ser polinizadas, producen unos frutos también exclusivos, parecidos a cápsulas con varios compartimientos donde guardan las pequeñas semillas. Y el mecanismo de dispersión, consiste en que, al secarse los frutos, este se abre bruscamente liberando las semillas en el área cercana donde posteriormente proceden a germinar.

Propagación de plantas de Geranio

Si queremos propagar estas hermosas plantas, debemos saber que existen dos métodos principales para poder lograrlo, cada uno aportando resultados muy buenos. Por consiguiente, debemos analizar el método que mejor nos convenga para realizarlo:

  • Por estacas: Se selecciona una rama en buen estado y se hacen cortes para posteriormente plantarla en una maceta en semisombra, en un buen sustrato con algo de humedad. Después, se mantiene la humedad constante y, al cabo de unas semanas, habrá producido brotes. Luego de un par de meses puede replantarse a una maceta más grande o directamente en el suelo.
  • Por semillas: Al igual que con el método de estacas, se añaden las semillas en una maceta con fertilizante y sustrato húmedo; las plántulas germinarán rápidamente pudiendo trasplantarlas a la tierra en unas pocas semanas.

Cuidados del Geranio

Cuidados del Geranio
Cuidados del Geranio

 

Los geranios son plantas bastante resistentes que se adaptan con facilidad a multitud de suelos y climas; no obstante, si queremos sacar el máximo provecho a estas especies y así deslumbrarnos con su floración, hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • A estas plantas les gusta estar expuestas a pleno sol, es por eso que debemos situarla siempre donde la iluminación sea constante, a fin de garantizar su correcto crecimiento y una intensa floración.
  • Puede mantenerse dentro de casa siempre que esté cerca de las ventanas donde la iluminación sea la adecuada. No recomendamos mantenerla en habitaciones donde no circule bien el aire, ni donde existan aires acondicionados o calefacción, puesto que le perjudican enormemente.
  • Demanda buenos riegos en verano para mantener su intenso ciclo de crecimiento y floración; sin embargo, el resto del año puede regarse entre 1 a 2 veces por semana sin problemas, siempre cuidando de no encharcar y tampoco de mojar sus hojas o flores puesto que se oxidarán volviéndose amarillentas que, si bien no es dañino para la planta, no es estéticamente agradable.
  • No es exigente en suelos, prefiriendo aquellos frescos y con buen drenaje. Fertilizar nuestras plantas sería lo ideal para asegurar una buena floración, para ello lo mejor sería aplicar regularmente humus de lombriz durante los riegos.
  • La mayoría tolera bien las condiciones bastante frías e, incluso, algunas pueden soportar las sequías. Ahora bien, cada una de las especies de geranio posee requerimientos diferentes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *