Saltar al contenido

La Hierbabuena

La Hierbabuena
La Hierbabuena

 

Hierba aromática de gran utilidad en el ámbito culinario, en la industria farmacéutica y perfumería, fue bautizada por los expertos con el nombre de Mentha Spicata y el pueblo la llama Hierbabuena. Los primeros cultivos de esta planta de fresco e intenso aroma se dieron en el continente europeo, se sabe que en la Rusia asiática eran abundante las plantaciones mismas que hoy en día se han extendido por casi todo el mundo, esto gracias a la capacidad que tiene de adaptarse.

Esta planta llega a medir hasta 30 centímetros, sus hojas puntiagudas son lisas y aserradas por un lado, mientras que su dorso esta cubiertos de pelos. Desprenden un aroma muy característico a mentol. Las flores tienen una copa formada por cinco pétalos similares y su cuello carece de vellosidad. Los pétalos pueden ser lila, blanco o rosados y alcanzan los 3 centímetros de largo. Por su parte las raíces son profundas y pueden resultar invasivas.

Detalles de la Hierbabuena

Detalles de la Hierbabuena
Detalles de la Hierbabuena

 

La Hierbabuena brinda múltiples beneficios para la salud por ejemplo si se toma un té a base de esta hierba perenne unos minutos antes de cada comida, contribuirá a una excelente digestión, tiene propiedades antiespasmódica puesto que actúa sobre la vesícula ayudándola a producir bilis. Las personas que sufren de flatulencias encuentran en la Hierbabuena un aliado eficaz ya que estimula la eliminación de gases atascados en el tubo digestivo, síntoma propio del meteorismo.

Por otro lado, es un efectivo antiinflamatorio combatiendo problemas relacionas con gastritis, colitis o enfermedades articulares, infusiones de esta hierba aromática desinflama órganos y tejidos inflamados. Como antiséptico se puede aplicar externamente en ulceras, llagas bucales y heridas abiertas. Resulta útil para pacientes con los nervios alterados para tal efecto una taza de té de Hierbabuena y relajará la presión, calmará el estrés y apaciguará la depresión y la ansiedad.

Gracias a sus principios activos las mujeres con menstruación dolorosa encuentran en esta hierba un excelente aliado pero también resulta ser efectiva en caso de mareos, ayuda a eliminar parásitos. Se pueden aplicar cataplasmas o compresas embebidas en Hierbabuena para curar quemaduras y actúa también como un potente analgésico calmando cólicos, dolores estomacales, musculares y de cabeza.

Cuidados de la Hierbabuena

Cuidados de la Hierbabuena
Cuidados de la Hierbabuena

 

Entre los requerimientos más importantes para que un cultivo de Hierbabuena prospere con salud se debe tomar en cuenta la ubicación, pero además la calidad del suelo, la temperatura idónea y una serie de exigencias, fáciles de cumplir si se tiene en cuenta la cantidad de usos que tiene esta apreciada planta. Los consejos son básicos pero importantes.

  • Para que la planta crezca fuerte y sana lo ideal es ubicarla expuesta a la luz del sol o en su defecto en una semisombra.
  • Prefiere los suelos ligeros y bien drenados.
  • Al ser una planta perenne sus hojas permanecerán durante todo el año menos si está expuesta a heladas. La Hierbabuena no soporta las bajas temperaturas.
  • Si bien es cierto que tiene una capacidad de adaptarse a variedades de climas, la temperatura más recomendable para plantar Hierbabuena se ubica entre los 15 y 30 grados centígrados.
  • Conviene un riego abundante, es necesario tener el suelo húmedo sin llegar a excederse para que no ocasionar encharcamientos, esto pudiera ocasionar que la raíz se pudra y en consecuencia muera la planta.
  • Durante el verano se puede hacer un riego diario a pequeñas proporciones de agua.
  • Para que la planta brote sana se recomienda preparar la tierra con fertilizantes o abono orgánico durante la estación primaveral.
  • Es aconsejable realizar una poda después de la floración, eliminando las partes viejas y secas para dar paso a hojas y tallos nuevos y que ésta luzca más fuerte y densa.

Problemas frecuentes de la Hierbabuena

Si el abono a la planta se realiza de forma eficaz, si se riega adecuadamente sin llegar al encharcamiento y se trabaja el sustrato con suficiente materia orgánica es poco probable que el cultivo sea atacado por plagas o enfermedades de lo contrario sufrirá irremediablemente la visita de huéspedes indeseados.

El Pulgón y la mosca blanca son los insectos más asiduos a la Hierbabuena. Estos atacan directamente las hojas y flores causando un daño considerable. Pero también puede sufrir un brote de hongos, los comunes son el Oídio y Mildius ambos con incidencia sobre la raíz.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *