Saltar al contenido
Hipérico
Hipérico

 

El Hipérico es una hierba con orígenes europeos pero con gran presencia en gran parte del continente americano. Los científicos la llaman hypericumperforatum y es sumamente apreciada por sus múltiples beneficios medicinales. En el común se le conoce como corazoncillo o hierba de San Juan. Desciende las Hyperiáceas y tiene más de 300 familiares cercanos.

 

Se trata de un arbusto que destaca por su belleza, tiene tallos de los cuales crecen ramas que llegan a alcanzar un metro de altura. De sus hojas se extrae un provechoso aceite, éstas tienen una característica mancha de color negro. Ahora, las flores que nacen del Hipérico son hermosas y de un delicado color amarillo, posee cinco tupidos pétalos que terminan de adornar su grácil presencia. Por su parte los frutos se roban el espectáculo con su peculiar forma que asemeja a un corazón.

El Hipérico ha certificado su eficacia en el tratamiento de algunas afecciones medicas con el paso de los años, esto gracia a las propiedades implícitas en él como por ejemplo taninos, ácidos orgánicos, queratina, o aceites esenciales. Los expertos recomiendan su consumo en caso sufrir ansiedad o depresión. Es necesario machacar solo un poco las hojas y saldrán sus sustancias homeópatas.

Detalles del Hipérico

Detalles del Hipérico
Detalles del Hipérico

 

Las bondades de esta planta se conocen desde los tiempos de Hipócrates por allá en la antigua Grecia. Se sabe incluso que este ilustre galeno recomendaba el uso de Hipérico como antiinflamatorio o para aprovechar sus propiedades refrescantes.

A parte de tratar problemas de ansiedad y depresión, también posee acción para potenciar el sistema nervioso y fortalecer las neuronas, funciona como astringente, puede cicatrizar heridas, regenera la piel que ha sufrido daños a causa de quemaduras o abrasiones. Además del Hipérico se aprovecha el poder de su aceite para eliminar la grasa acumulada en el rostro. Asimismo actúa como desinflamatorio o para aliviar esquinces y golpes.

En el mercado de la medicina alternativa la hierba del Hipérico se encuentra en diferentes presentaciones, grageas, cápsulas, aceites, cremas o tés todas y cada una de ellas para tratar afecciones específicas. Sin embargo es recomendable consultar a un experto antes de consumir esta u otra opción natural por las contraindicaciones que pueden acarrear. Por ejemplo El Hipérico no es recomendado para mujeres embarazadas o en etapa de lactancia puesto que no está comprobado el efecto de la hierba en tales casos.

Cuidados del Hipérico

Cuidados del Hipérico
Cuidados del Hipérico

 

Es una planta de cultivo versátil y fácil cuidado, sus exigencias van desde el tipo de suelo que prefiere hasta el clima en que prospera de forma óptima. A continuación algunas recomendaciones básicas para mantener a esta bondadosa hierba.

  • Se desarrolla bien expuesta al sol pero también progresa bajo sombra parcial o tenue.
  • El Hipérico puede crecer bien en cualquier tipo de suelo pero agradecerá que estos sean ricos en materia orgánica, parecidos al sustrato boscoso donde suele prosperar de forma silvestre.
  • Puede tolerar suelos húmedos pero rechaza los encharcamientos o suelos con excesos de humedad. Podría causar que la planta sea atacada por hongos.
  • Es beneficioso para la planta una poda rigurosa, esto puede estimular que las partes sutiles retoñen con más vigor. Se recomienda que sea a finales de otoño o al comienzo de la primavera.
  • Como se adapta a la sombra, es un cultivo adecuado para jardines o lugares con poca iluminación.

Problemas frecuentes del Hipérico

Los Hipéricos son arbustos resistentes a las plagas habituales, es poco probable que se enferme pero no está demás estar atentos ante la aparición de ciertas señales de decaimiento o alguna otra irregularidad que pueda presentar la planta.

Se trata de una planta a la que no favorece el exceso de riego, el encharcamiento del suelo del cultivo puede ocasionar pudrición de las raíces. Además por esta situación también pudieran aparecen ciertos hongos, los más comunes el Mildiu o el Oídio.

Las plagas más propensas a este tipo de plantas son el Pulgón áfido, suelen atacar las hojas pero también los brotes, estos últimos los prefieren en su edad tierna dejando a su paso devastación. Es fácil reconocer una hoja atacada por pulgones puesto que dejan marcas amarillas o verde pálido en los puntos de picadura. Para combatir estos insectos la mejor opción es rociar el cultivo con jabón potásico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *