Saltar al contenido

Jasminum grandiflorum

Jasminum grandiflorum
Jasminum grandiflorum

El Jasminum grandiflorum, o mejor conocido como “Jazmín real”, es una planta trepadora nativa del noroeste africano, caracterizada por sus hermosas flores blancas y fragantes, las cuales aportan un buen valor ornamental en el lugar donde se ubique.

Ahora bien, debido a sus abundantes cuidados, lo más recomendable es que la persona que cultive esta planta, tenga suficientes conocimientos en el área de jardinería, pues así podrá lograr el porte que tanto se desea en el ejemplar, además de prolongar una excelente longevidad.

Detalles del Jasminum grandiflorum

Jasminum grandiflorum
Jasminum grandiflorum

 

Lo primero que describe a la planta es su agradable fragancia, pues resulta ser el toque más agradable del jardín donde se distribuya, pues su olor tiende a regarse en toda la zona donde se encuentre, y su diseño mantiene un carácter ornamental muy bueno. Por otra parte, se puede decir que es una planta trepadora cuyo porte se mantiene arbustivo, la cual puede alcanzar grandes tamaños, debido a la abundancia de sus ramas.

Las hojas del jazmín real son perennes, compuestas, opuestas, de color verde, y sobre todo pinnadas; es decir, cuenta con diversas hojas de menor tamaño llamadas foliolos, los cuales se encuentran en un número de 5 a 7 unidades, y tienen una medida de 2 centímetros.

Lo más atractivo de la planta radica en sus hermosas flores, las cuales son blancas con tintes de tonos rosados, y tienen la cualidad atractiva de ser sumamente fragantes, por lo que su olor tiende a esparcirse con mucha facilidad. Por otra parte, sus medidas presentan un diámetro de 2 a 3 centímetros, y lastimosamente suelen durar muy poco en la planta; sin embargo, su floración suele darse de forma continua, prolongándose desde finales de la primavera, hasta los inicios de la temporada de otoño.

Propagación del Jasminum grandiflorum

Existen diversos métodos para propagar un ejemplar de jazmín real, entre los cuales se mencionan por medio de semillas, acodos o hijuelos; pero lo más recomendable y eficiente sería la propagación por estacas, pues los resultados suelen ser muy buenos y es lo más común en la planta.

La propagación por estacas consiste en simplemente obtener las mencionadas estacas de madera con una relativa cantidad de hojas, las cuales se obtienen a finales de la temporada de verano, y, posteriormente, se procede a cultivar en invernadero. Es beneficioso saber que se puede acelerar dicho proceso por medio de hormonas de enraizamiento o algún nutriente que le permita mejorar su crecimiento, y de esta manera habríamos propagado a nuestro ejemplar.

Cuidados del Jasminum grandiflorum

Cuidados del Jasminum grandiflorum
Cuidados del Jasminum grandiflorum

 

Se trata de una planta que necesita de suficiente atención, pues un descuido de la misma puede provocar que su diseño no tenga una forma exacta y, por ende, perdería valor ornamental. Al mismo tiempo, existen diversos factores ambientales que debemos tomar en cuenta al momento de cultivar un ejemplar de jazmín real, para que así pueda tener una excelente longevidad en nuestro jardín. Algunos de los cuidados a considerar son:

  • Su crecimiento tiende a ser muy desordenado, por lo que no debemos descuidar su diseño, siendo recomendable atar la planta en dirección a donde se desea que crezca, y recortar sus partes en exceso.
  • Es una planta que radica su belleza en las flores, y es por ello que si queremos apreciarlas, debemos ubicar la planta en una zona con buen acceso al sol.
  • En cuanto a la rusticidad, se puede decir que su límite es muy excelente, ya que puede tolerar las temperaturas de hasta -6ºC, pero su abundancia en dicho clima puede perjudicar considerablemente a sus hojas, por lo que se recomienda cubrir la planta con algún plástico o tela térmica siempre y cuando su tamaño aún se mantenga accesible.
  • El terreno apto para su crecimiento debe ser arenoso y debemos asegurarnos de que sea de buen drenaje, pues los encharcamientos suelen ser muy perjudiciales para el ejemplar.
  • Un factor muy esencial en la vida de cualquier planta es el riego, pero antes de mencionarlo debemos tomar en cuenta que estamos tratando con una planta de floración muy abundante, es decir, necesita de suficiente sol y sequedad para que dichas flores puedan producirse; y es por ello que el riego debe mantenerse con una frecuencia baja, pues así mejoraríamos la belleza de nuestra planta.
  • Se puede decir que es una planta exigente de poda, pues así lograremos mantener el porte que tanto deseamos en la planta, considerando de la misma manera que las podas deben ser de mantenimiento, es decir, eliminando las flores marchitas, puntas, ramas muertas, y, sobre todo, aquellas partes que alteren el diseño del ejemplar.
  • Finalmente, podemos mencionar el abonado, el cual indispensablemente debe aplicarse antes del riego, con una frecuencia de apenas 1 vez al mes durante las temporadas de primavera, verano y otoño; mientras que en el invierno se descartarán por completo dichos fertilizantes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *