Saltar al contenido

Jasminum officinale

Jasminum officinale
Jasminum officinale

El Jasminum officinale, mejor conocido como “Jazmín común”, se caracteriza por ser una planta trepadora muy popular en su clasificación, pues presenta abundantes flores muy fragantes, que serán de mucho agrado tenerlas en nuestro jardín. Es una planta de pocos cuidados, cuyo carácter ornamental se mantiene muy alto, y es por ello que adquiere su fama en el lugar donde se distribuye.

Es una planta nativa de Asia menor, cuyo porte se mantiene sumamente ramificado y compuesto de muchas hojas que adquieren un buen valor ornamental. Por otra parte, esta planta nos ofrece la capacidad de ser cultivada en muchos lugares, ya sea en una maceta o en el propio suelo, siempre y cuando tenga algún soporte que pueda escalar.

Detalles del Jasminum officinale

Detalles del Jasminum officinale
Detalles del Jasminum officinale

 

Cuando cultivamos un ejemplar de jazmín común, podremos presenciar una hermosa planta trepadora de tamaño mediano, pero sumamente atractivo, la cual puede alcanzar una altura de hasta 6 metros. Se encuentra dispuesta de muchos tallos delgados sumamente ramificados, para finalmente ofrecer un follaje muy denso e inflorescencias muy atractivas tanto para el ojo humano como para el olfato.

Lo primero que debemos saber de las hojas, es que son de tipo perenne, es decir, mantienen un diseño siempre verde durante todo el año; sin embargo, en algunos casos puede ser caducifolio. En cuanto a su diseño, se presentan opuestas, compuestas por muchos foliolos, con una cantidad aproximada de 5 a 9 unidades, los cuales tienen forma lineal-lanceolado, de bordes enteros, y su color se mantiene de tonos verde oscuro.

En cuanto a las inflorescencias, se consideran el punto más atractivo de la planta, pues además de hermosas cuentan con una fragancia muy agradable, y al aparecer en conjuntos, su olor tiende a percibirse claramente. Las flores son hermafroditas, de poco tamaño, pues apenas alcanzan los 2 centímetros de diámetro; presenta un color blanco muy hermoso y su época de floración se da en la primavera. Por otra parte, cuando se polinizan las flores, dan origen a unos frutos, los cuales son unas pequeñas bayas sin algún carácter ornamental.

Cuidados del Jasminum officinale

Cuidados del Jasminum officinale
Cuidados del Jasminum officinale

 

Esta maravillosa planta trepadora es muy noble, por lo que está ampliamente distribuida en los jardines de todo el mundo; sin embargo, debemos conocer que para que nuestros jazmines prosperen sin problemas hay que cumplir con una serie de condiciones:

  • Es una especie demandante de luz, por ende, debemos situarla a pleno sol para que prospere adecuadamente y pueda deleitarnos con sus hermosas flores, aunque puede tolerar algo de sombra ocasional o moderada.
  • No es exigente en cuanto a los suelos, pudiendo crecer prácticamente en la totalidad de los mismos; sin embargo, prefiere aquellos que sean frescos, sueltos y profundos, con grandes cantidades de materia orgánica.
  • Lo ideal sería que el sustrato tenga buena cantidad de materia orgánica, aunque cada cierto mes podemos abonarla empleando fertilizantes líquidos o humus de lombriz.
  • Requiere de un riego regular para crecer y evitar la pérdida de humedad por el sol, siendo más abundante cuando el ejemplar es joven; ahora bien, un ejemplar adulto puede ser regado sin problemas un par de veces a la semana en verano, siempre cuidando de no encharcar.
  • Resiste increíblemente bien las incidencias climáticas, ya que tolera las heladas leves y temperaturas de -5°C, creciendo óptimamente en torno a los 18°C a 25°C.
  • Las podas se realizan por varias razones; para empezar, permiten un mejor aprovechamiento del espacio y de los recursos para la floración, y por otro lado podemos darle forma al ejemplar.
  • Para propagar el jazmín es muy fácil, y se da mediante estacas, pudiendo tratarse o no con hormonas para enraizamiento.

Simbología del Jasminum officinale

Esta planta es el símbolo natural de Pakistán, donde se encuentra grabada incluso en su escudo de armas, representando la nobleza, la vitalidad y la sabiduría. Durante siglos, las culturas asiáticas se refieren al jazmín como una planta noble y buena; en algunos casos, solo las más altas cortes y la realeza podían emplear esta planta para adornar sus jardines.

Por otro lado, se dice que representa el triunfo sobre la adversidad en referencia a su resistencia ante las inclemencias climáticas brindando un aroma delicado y agradable.

Propiedades medicinales del Jasminum officinale

Desde tiempos inmemoriales el ser humano ha empleado esta planta en multitud de formas para combatir y prevenir algunas afecciones del cuerpo, principalmente porque es antinflamatorio, antibacterial, previene las úlceras gástricas y antioxidante. Para ello, se consume la infusión de sus delicadas hojas, en muchas partes de su zona de distribución original suele ser consumido en forma de té.

Finalmente, también es una planta muy empleada en tratamientos de relajación y anti estrés como la aromaterapia, gracias a su delicada y agradable fragancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *