Saltar al contenido

Magnolia grandiflora

Magnolia grandiflora
Magnolia grandiflora

La Magnolia grandiflora, también llamada “Magnolia común”, es una planta muy vistosa y apreciada desde tiempos remotos por sus inmensas propiedades. Esta especie es nativa de América del Norte, específicamente del sudeste, la península de Florida y bordeando la mayor parte del Golfo de México.

No podemos dudar de su belleza, ya que su follaje presenta un hermoso color verde intenso con un porte elegante, pero principalmente sus hermosas flores son capaces de cautivar a la mayoría de las personas. Estas flores generalmente son de color blanco, aunque algunas variedades las producen de color rosado y existiendo en menor medida otros colores.

Características de la Magnolia grandiflora

Características de la Magnolia grandiflora
Características de la Magnolia grandiflora

 

Es una planta perennifolia, por ende, no pierde sus hojas durante el invierno. Siempre es muy ramificado desde su base, pudiendo superar los 35 metros de altura si se le deja crecer con libertad. Sus tallos presentan una corteza parda o levemente grisácea; dicha corteza puede ser lisa o verse ligeramente agrietada dependiendo de la edad del ejemplar.

Presenta hojas de forma simples y ovaladas con un típico verde oscuro. La textura que presentan las mismas es dura y coriáceas con un tamaño oscilante entre los 12 a 20 centímetros de longitud y hasta 12 centímetros de ancho.

La principal razón del cultivo de la magnolia común, son sus hermosas flores, siendo ampliamente fragantes; cuya fragancia es muy apreciada. Estas flores son de gran tamaño, usualmente del mismo tamaño o hasta mayores que las hojas; el color más típico es el blanco, aunque algunos ejemplares las producen con un leve tinte rosado; los estambres con el polen son ampliamente visible en el centro y destacan por su intenso color amarillo; finalmente, los pétalos de la magnolia son algo duros y gruesos, creciendo normalmente en varios pares.

Cuidados de la Magnolia grandiflora

Cuidados de la Magnolia grandiflora
Cuidados de la Magnolia grandiflora

 

Estas grandiosas plantas no son muy exigentes en cuanto a condiciones, pudiendo crecer perfectamente sin la intervención humana; no obstante, debemos considerar lo siguiente a fin de que nuestros ejemplares crezcan y florezcan adecuadamente:

  • Las magnolias son bastante tolerantes respecto a la iluminación, aunque la exposición a pleno sol es la ideal para su cultivo. Además, toleran bastante bien la semisombra siempre que tengan acceso a alguna fuente de iluminación por al menos unas horas.
  • Requieren de una humedad buena a nivel ambiental. En cuanto a riegos, son más flexibles soportando cierta sequía y, aunque la planta agradecerá los riegos generosos, nunca deben hacerse con el fin de encharcar el sustrato.
  • Tolera gran cantidad de sustratos, incluyendo aquellos calcáreos, pero le sientan mejor los suelos ácidos y con gran cantidad de materia orgánica. Es por eso que, si queremos que nuestros ejemplares de magnolias estén mejor, conviene abonarlos cada cierto tiempo empleando humus de lombriz.
  • No exige podas puesto que el mismo ejemplar va delimitando su forma a medida que crece. Ahora bien, podemos cortarla levemente para darle una forma en específico o controlar su altura ya que, como se mencionó, puede alcanzar grandes dimensiones.
  • Le gustan mas los climas cálidos y subtropicales, las heladas no le sientan bien, puede tolerarlas, pero no en exceso; las fuertes nevadas tardías le resultan graves.
  • Requiere de un buen espacio en el jardín para dejarle crecer. Igualmente es conveniente dejarle buena separación de construcciones, tuberías y muros, a fin de evitar posibles daños.
  • Para propagar este hermoso ejemplar pueden emplearse bien sea sus semillas, realizar injertos, acodos o por medio de estacas. Todos los métodos brindan buenos resultados, pero es de mencionar que el estacado generalmente es el más rápido junto con el injerto en patrón.

Usos de la Magnolia grandiflora

Los aztecas le daban muchos usos y era bastante usual encontrar el cultivo de esta especie como ornamental. Tras el contacto con Europa, estas costumbres fueron creciendo de tal manera que, hasta el día de hoy, está presente en prácticamente la totalidad de los terrenos, calles y avenidas de un gran número de ciudades.

Pero quizás uno de los usos más curiosos de las magnolias es que poseen grandes propiedades medicinales, principalmente para problemas del corazón y del sistema nervioso, tales como la epilepsia y los espasmos. También es empleada para tratar afecciones como la gota e, igualmente, se le atribuyen propiedades astringentes y para combatir las diarreas. Todo esto hace a la magnolia común una planta ideal a considerar para nuestros jardines al exterior.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *