Saltar al contenido

La Paniculata

La Paniculata
La Paniculata

 

La Paniculata es una planta que suele prosperar de forma espontánea en suelos arenosos secos y muy frecuentemente calizo. Los primeros cultivos se dieron en la Europa Oriental pero se extendió rápidamente a Siberia y la parte central del continente asiático. Comúnmente se le conoce como Gisófila, Velos de Novia o Nube pero los científicos la llaman Gypsophila Paniculata. Pertenece al núcleo de las Gypsophila y es de uso común en el ornamento de espacios públicos o jardines y en las floristerías donde es útil como follaje y relleno de arreglos florales, posee una singular y simple belleza.

Es una planta perenne herbácea y caduca que alcanza al menos 120 centímetros de alto, está compuesta por un gran número de ramilletes que parecen ser muy frágiles. Pero sin duda la protagonista hace su aparición durante el verano, la flor de la Paniculata mide apenas 10 centímetros, es delicada formada por 5 pétalos en un blanco que asemeja un velo de novia de allí uno de sus nombres.

Detalles de la Paniculata

Detalles de la Paniculata
Detalles de la Paniculata

 

Como se sabe son los principios activos los que otorgan poderes medicinales a las plantas, en este caso La Paniculata posee diterpenos, lactonas, flavonoides y polifelenos. Pero el componente rey es el andrografólido, una lactona diterpénica que se extrae de las hojas con efectos biológicos eficaces, por ejemplo en el tratamiento de infecciones respiratorias.

Estas propiedades le dan poder antiinflamatorios y antineoplásicos, ideales para tratar una cantidad de dolencias y que además estimulan el sistema inmune. Pero también actúa como antioxidante, ataca refriados comunes y afecciones como la sinusitis o la artritis reumatoide. Incluso se dice que previene la formación de células cancerígenas. Es un complemento natural ideal para el control de la diabetes tipo 2, regula también la hipertensión y el aumento de peso pero además sus extractos promueven la capacidad de glucosa en las células grasas.

Posee efectos hepatoprotectores que actúa como un protector natural del hígado en caso de daños por la ingesta excesiva de alcohol o por toxinas. Puede usarse para frenar diarreas o curar herpes. Cabe destacar que se trata de una planta con un sabor amargo, las formas más comunes de consumirla es en infusiones, cocimientos o un polvo seco.

Cuidados de la Paniculata

Cuidados de la Paniculata
Cuidados de la Paniculata

 

La Paniculata es la planta que más destaca entre el conjunto de 335 que forman la especie. Es una planta versátil que puede ser utilizada para ornamento pero que además brinda una cantidad nada despreciable de propiedades medicinales. Sus requerimientos para prosperar son realmente básicos, a continuación algunos consejos.

  • El suelo ideal para plantar Paniculata es el poroso y con un alto contenido de materia orgánica, prefiere que sea profundo y con buen drenaje. No se recomienda plantar en sustratos salinos.
  • Progresa mejor si la disponen en un lugar con suficiente iluminación natural, es decir estará mejor expuesta a los rayos del sol.
  • La temperatura ideal para que se desarrolle en todo su esplendor oscila entre los 15 y 17 grados C. la humedad por su parte debe estar entre el 60-80%
  • Se recomienda riegos frecuentes pero distanciados para evitar encharcamiento.

Problemas frecuentes de la Paniculata

Muy propensa a sufrir ataque de plagas y enfermedades por lo que no está demás estar atentos a las primeras señales de huéspedes inesperados en el cultivo de Paniculata. Algunas de los insectos que comúnmente causa daños a esta planta son; el minador de la hoja, se encarga de forman galerías principalmente en las hojas. Su visita se previene evitando el exceso de nitrógeno. Por su parte la mosca blanca decoloran las hojas, el gusano aéreo las muerde hasta acabar con ellas mientras que el gusano de suelo ataca la raíz.

La araña roja también tiene incidencia sobre las hojas, estos bichos suelen aparecer cuando la humedad ambiental baja. Los pequeños Trips dejan sus excrementos sobre las hojas y el pulgón se alimenta de la savia provocando daños serios al cultivo. Además de los bichos indeseados algunos hongos pueden minar el cultivo y ocasionar que muera.

Lo más comunes son el Oídio ataca a las hojas y frena el crecimiento de la planta cuando el clima es seco, el Rhizoctonia solani llega a podrir el tallo por completo, Fusarium sp, inicia su embestida en la raíz y se extiende al resto de la planta hasta causar su muerte y Phytophthora sp su acción marchita las hojas y pudre el tallo.

 

 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *