Saltar al contenido

Plantas acuáticas

Las plantas acuáticas son seres vivos fotosintéticos que están adaptados a vivir en el agua y en zonas muy húmedas. Al igual que las plantas terrestres, estas también son muy importantes, ya que son indispensables para la vida en el ambiente donde se encuentran, debido al papel que cumplen en el ecosistema.

Cuando nos referimos a estas plantas y a su cuidado en el medioambiente, debemos tener en cuenta la responsabilidad ecológica que tienen. Poseen una amplia diversidad de especies que en la actualidad la mayoría se consideran universales, debido a que han viajado por todo el mundo como plantas ornamentales dejando su verdadero lugar de origen.

Características de las plantas acuáticas

Estéticamente son unas plantas que nos pueden ofrecer hermosos paisajes, capaces de recrear y embellecer diversos espacios que estimulan nuestro estado de ánimo.

Su propia naturaleza puede ir más allá de la admiración por sus diferentes tamaños y colores, al igual que su nivel de sobrevivencia, debido a que requieren estar sumergidas o en contacto directo con el agua.

Su aporte es de mucha importancia en el ambiente natural, para el hábitat de otras plantas, animales, como aporte de algunos medicamentos y como extensión de la ciencia e investigación.

Desde el punto de vista ornamental, la vida vegetal de estas plantas sirve para recrearnos con un ambiente salvaje, ya que son plantas que están adaptadas a sobrevivir en ríos, charcos, lagos, arroyos o lugares de abundante humedad.

Tipos de plantas acuáticas

La clasificación de las plantas acuáticas depende de sus características, entre ellas se encuentran:

Las de aguas profundas o sumergidas

Sus raíces se encuentran ancladas y la mayor parte de sus hojas sumergidas. Poseen la capacidad de realizar la fotosíntesis y liberar el oxígeno en el transcurso del día. Pueden lograr limitar el desarrollo de las algas y minimizar el nitrógeno amoniacal.

Las flotantes

Estas navegan con libertad por la superficie del agua, pueden bloquear la radiación solar y se alimentan de los nutrientes que se encuentran en el agua, lo que evita la reproducción de las algas.

Las oxigenantes

Sus raíces están arraigadas profundamente, pero su tallo superior y sus flores se encuentran en la superficie, lo que ayuda a mantener un equilibrio biológico en el ecosistema acuático, ya que absorbe los minerales y las sales, transformándolos en oxígeno.

Las palustres o de ribera

Son las que se encuentran en las terrazas de los estanques y se adaptan a los cambios de los niveles del agua.

Las de orilla o de proximidad

Son el complemento ideal para decorar un estanque, se encuentran totalmente en la superficie o en los lugares más húmedos del jardín.

Utilidad de las plantas acuáticas

Las plantas acuáticas son de gran utilidad en la naturaleza ecológica y el medioambiente, por lo tanto, su papel es muy importante en la conservación del hábitat del ecosistema acuático.

Son excelentes bioindicadores, que permiten diagnosticar la calidad ambiental y el estado de salud que posee el medio donde se encuentran.

Esto se debe a su sensibilidad ante los cambios de temperatura, la salinidad, el pH y los niveles de nutrientes que se producen en esos medios húmedos, lo que permite que se puedan analizar e identificar problemas naturales concretos y a su vez tomar acción sobre los mismos.

Cuidados de las plantas acuáticas

Dependiendo del tipo de planta puede necesitar diferentes cuidados.

Si se trata de las plantas de aguas profundas y oxigenantes, no requieren tanto mantenimiento, ya que se encuentra sumergidas directamente en el agua, lo que les permite regenerarse adecuadamente, sin embargo, se les puede adicionar algunos abonos y acondicionadores de CO2.

En el caso de las plantas palustres o de orilla, consiguen todo lo que necesitan por medio de la luz y el agua que se encuentra en su entorno, si algunas contienen raíces fuera del agua se recomienda regarlas con frecuencia para que mantenga su humedad.

Las plantas de orilla o proximidad, no necesitan ningún tipo de cuidad, solo los necesarios de cada especie.

Y por último las plantas flotantes, que son las que necesitan un poco más de cuidado, ya que su principal necesidad es el sol y a pesar de que absorben nutrientes del agua, se deben alimentar adicionalmente con abonos líquidos específicos en la época de primavera.