Saltar al contenido

Plantas tapizantes

Plantas tapizantes
Plantas tapizantes

En ocasiones no podemos plantar un arbusto o incluso un árbol decorativo en nuestros jardines por diversas razones, y es por ello que en muchos casos se recurren a las plantas de tipo herbáceas para ser sembradas en su lugar; sin embargo, hay ocasiones en las que plenamente se desea tener plantas de porte reducido o bien sea la mejor opción. En estos casos, suelen emplearse las llamadas plantas tapizantes para cubrir la superficie del jardín a emplear.

En todo caso, definimos a las plantas tapizantes como aquellas de porte reducido y muy escaso que logran extenderse sobre el terreno con facilidad cubriendo en ocasiones la totalidad de la superficie, y aportando verdor y color al ambiente. En muchos otros casos, estas generan flores muy llamativas haciéndolas ideales para los jardines exteriores donde se disponga de superficie y no de profundidad; o bien exista un suelo duro o rocoso.

Algunas especies de plantas tapizantes

  • Hedera helix: Conocida como la “hiedra común” es una planta que usualmente se presenta como una trepadora estricta puesto que crece comúnmente sobre superficies rocosas, paredes y árboles, pero que, sin embargo, de no tener superficies donde apoyarse, se extenderá sobre el suelo tapizándolo. Asimismo, es de las especies tapizantes secundarias más conocidas, y que además posee propiedades medicinales. Es nativa de Eurasia.
  • Portulaca oleracea: Se le suele llamar “Verdolaga”, y es quizás de las plantas silvestres más conocidas a nivel mundial gracias a que crece en prácticamente todos los terrenos, siempre que tenga suficiente exposición al sol. Las variedades domésticas producen grandes flores de muchos colores como amarillo, blanco, rosa o rojas, existiendo además cultivares con flores dobles. Su crecimiento es aceleradísimo y necesita de mucho sol para crecer, alcanzando una altura máxima de 40 centímetros en algunos casos. También mencionamos que es una planta comestible muy nutritiva, aunque poco empleada.
  • Portulaca grandiflora: Es pariente de la anterior y se le llama “Bella a las 11” o “Verdolaga de flor”, también de crecimiento rápido y hojas suculentas alargadas. Genera hermosas flores coloridas que se abren en las mañanas y cierran en las noches; prefiriendo crecer a pleno sol. Sus coloridas flores la hacen perfecta para cubrir superficies rocosas y poco profundas ya que se extienden fácilmente.
  • Oxalis triangularis: Conocida como “Trébol” o “Planta mariposa”, se extiende fácilmente por el suelo gracias a sus tallos; genera hojas muy hermosas, de forma triangular y de color morado con diseños rosados o verdes; genera inflorescencias muy llamativas a modo de racimos coloridos, donde las pequeñas flores tienen un delicado color lila. De igual forma, prefiere crecer en suelos fértiles y con exposición solar intercalada, tolerando muy bien la semisombra.
  • Petunia: Nativas de américa, las petunias son de las plantas florales más ideales para cubrir parterres y macetas, gracias a su restringido porte y grandiosa floración. De sus flores destacamos que son tan variadas como las rosas siendo de preciosos colores y amplio vigor; crecen prácticamente rastreramente, aunque pueden variar dependiendo de la especie.

Cuidados de las plantas tapizantes

Primeramente, debemos mencionar que no existen cuidados generales para hablar de un término que agrupa tantas especies de plantas, es por esto que es muy difícil hablar de cada una de las necesidades específicas de cada una de las múltiples especies. No obstante, a pesar de todo, se pueden destacar una serie de cuidados menores que en la mayoría de las plantas tapizantes son similares y son:

  • La iluminación varía en función de la especie, pero a nivel general la mayoría de las tapizantes prefieren la total exposición al sol; incluso, pudiendo tolerar la semisombra como por ejemplo las hiedras.
  • El nivel de materia orgánica del suelo y sus características generales varían igualmente en función de cada especie, pero lo más usual es que prosperen mejor en suelos ricos en nutrientes y en materia orgánica.
  • No todas son exigentes en riego, y de hecho la mayoría prefiere los riegos moderados, pero siempre compartiendo el detalle que no se debe encharcar a fin de evitar podredumbres.
  • Quizás un aspecto casi universal de estas plantas es que la mayoría no requiere de podas, y de hacerlo es solo para controlar la dirección en la que se expanden como, por ejemplo, en las hiedras.
  • Muchas se propagan vía estacas o semillas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *