Saltar al contenido

Poinsettia

Poinsettia
Poinsettia

Quizás esta sea de las plantas más conocidas en el mundo por su muy difundida simbología invernal, es por esto que se le llama “Flor de navidad o de pascua”. Es muy común apreciarla como planta de exteriores para formar setos; esto se debe a que tiene un porte arbustivo. No obstante, en épocas decembrinas, se le cultiva como plantas de interior en macetas.

Sin embargo, a pesar de lo colorido de sus tallos, sus brácteas usualmente se confunden con las flores, tal como sucede con otras especies de ese gran género. Las verdaderas flores son diminutas y de color menos llamativo.

Detalles de la Poinsettia

Detalles de la Poinsettia
Detalles de la Poinsettia

 

En primer lugar, crece comúnmente como un arbusto de hasta 8 metros de altura o incluso más. Silvestremente, se han encontrado ejemplares de poinsettia con porte arbóreo bien desarrollados; no obstante, el tamaño más común entre los ejemplares de cultivo ronda los 2 a 5 metros de altura. El tronco y ramas son de color marrón grisáceo y con corteza algo irregular.

Su follaje se manifiesta con hojas simples, alternas de forma usualmente lanceoladas, ovadas u elípticas. En dichas hojas, puede notarse fácilmente las nervaduras de las mismas que son de color verde oliva, en comparación con el resto de la hoja que es de color más oscuro. Cabe destacar que, usualmente estas plantas no presentan una gran cantidad de hojas; es por ello que no son buenas para dar sombra.

Quizás su característica más llamativa sean sus brácteas de vivos colores, morfológicamente son muy similares a las hojas, e incluso tienden a tener la misma forma que estas; sin embargo, suelen ser algo más pequeñas, aunque en ocasiones son hasta mayores que las hojas, teniendo un tamaño de hasta 20 centímetros. Su color es muy variable y depende del cultivar; la variedad silvestre exhibe usualmente el color rojo, aunque también hay brácteas de color rosa, amarillo, verde claro, blancas o incluso jaspeadas.

La estructura principal de floración se haya en las brácteas, y son sus pequeñísimas flores. Estas últimas apenas son visibles como puntos de color dorado y rojo. Asimismo, la inflorescencia es hermafrodita, pero contienen 1 sola flor femenina que está rodeada por varias masculinas; esto es a fin de facilitar la polinización.

Situación ecología de la Poinsettia

Esta especie es nativa de algunas zonas de América del Norte y Central. Actualmente su distribución natural está algo fragmentada debido a la extracción de ejemplares para el cultivo; sin embargo, es una planta sumamente reproducida en cautividad e importada a muchas partes del mundo. Silvestremente, su presencia se le suele atribuir a zonas cercanas a montañas, lugar donde puede obtener todos los recursos necesarios para prosperar; así como en cañadas y zonas rocosas.

Como habita en zonas montañosas. es posible verle creciendo hasta los 2500 metros o más. Y si bien puede crecer desde el nivel del mar, es más común encontrarla entre los 500 a 1200 metros.

Cuidados de la Poinsettia

Cuidados de la Poinsettia
Cuidados de la Poinsettia

 

Si bien esta planta no suele ser muy demandante en cuidados, necesita de ciertos requerimientos que son vitales para garantizar su floración y crecimiento adecuado. De no cumplirlos, no florecerá y la planta se mantendrá sin vigor; por ende, hay que considerar lo siguiente:

  • Necesita de mucha luz para crecer y vivir, si van a cultivarse como plantas de interior se debe situar cerca de ventanas a fin de suplir sus requerimientos lumínicos; no obstante, esta planta para florecer requiere de noches largas y días cortos. Es por esto que muchos la inducen al colocarla por 1 día en la oscuridad y luego la vuelven a dejar en una zona iluminada.
  • Para que sus brácteas mantengan el color, debe recibir mucho sol.
  • No exige sustratos especiales, pero si agradece aquellos con buenos fertilizantes. Lo cierto es que no le gustan aquellos con tendencia a encharcarse.
  • El riego debe ser moderado, puesto que abusar del mismo causará podredumbre de raíz.
  • Una buena humedad ambiental es vital para que crezca, y de faltarle, se dañarán sus hojas.
  • Es indispensable que la temperatura no sea excesiva, pues no tolera las heladas ni los calores fuertes. Es por ello que un clima fresco es indispensable si deseamos situarla en el jardín. Su temperatura óptima está en torno a los 16 a 25°C.
  • Se poda después de marchitarse las brácteas; esto facilita el vigor de la planta. Por otro lado, con los tallos cortados, fácilmente pueden ser usados como esquejes y propagarla, ya que generan raíces rápidamente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *