Saltar al contenido

Solanum seaforthianum

Solanum seaforthianum
Solanum seaforthianum

A esta planta también se le conoce como “Jazmín italiano”, “Lágrimas de San Pedro” o “Sombra de la noche brasileña”, y es un ejemplar bastante curioso por su porte e inflorescencias. Pertenece a la familia botánica de las Solanáceas, y es un pariente muy próximo del tomate, la patata y de las berenjenas. Sin embargo, a diferencia de estos, la sombra brasileña se planta como ornamental gracias a sus vistosas y llamativas flores de color azul cobalto y por sus pequeños frutos de color rojo.

Esta planta es ideal para la cobertura de rejas y tejados puesto que alcanza dimensiones considerables, al mismo tiempo que solo crece como trepadora, lo que la hace una planta por excelente para decorar los jardines grandes y estructuras.

Características de la Solanum seaforthianum

Características de la Solanum seaforthianum
Características de la Solanum seaforthianum

 

Con un tamaño que puede superar los 6 metros y hojas perennes, esta planta es superficialmente muy parecida a su primo, poseyendo hojas imparipinnadas con un tamaño de hasta 25 centímetros, compuestas por una gran cantidad de foliolos. A diferencia de los tomates, no posee fragancia y tantos sus tallos como hojas carecen de vellosidades; estos son de color verde claro usualmente.

En cuanto a sus flores, crecen en torno a pequeños grupos o racimos, de manera similar a como crecen los tomates; sin embargo, son de color azul cobalto a violetas con el centro de color amarillo por el polen.

Las flores son muy pequeñas midiendo menos de 1 centímetro de diámetro y, tras ser polinizadas, producen los frutos que son unas bayas de color rojizo o anaranjado e igual tamaño reducido. Estas bayas son tóxicas para la mayoría de los mamíferos incluyendo el ser humano, pero inofensivas para las aves que se encargan de dispersar sus semillas.

Propagación de la Solanum seaforthianum

Estos bellos ejemplares son muy adecuados para cubrir estructuras en jardines a pleno sol gracias a su crecimiento rápido como enredadera y vistosas flores, por ende, conviene conocer que existen dos métodos para propagar estas plantas y son:

  • Por semillas: Es la manera de dispersión natural, y básicamente no requieren de cuidados especiales en cuanto a otros tipos de semillas, solamente que el sustrato esté a semisombra, sea fértil y húmedo. Las semillas suelen germinar antes de un mes.
  • Por estacas: Este es un método más laborioso y que solo se usa generalmente en viveros e instalaciones industriales. Consiste en generar que algunos tallos podados puedan producir raíces; para ello se emplean tratamientos fisicoquímicos con hormonas enraizantes. Cabe resaltar que, es un método un poco más laborioso y costoso por lo que es poco usado a nivel doméstico.

Cuidados de la Solanum seaforthianum

Cuidados de la Solanum seaforthianum
Cuidados de la Solanum seaforthianum

 

Esta planta es muy resistente al clima tropical, soportando los más cruentos veranos gracias a sus adaptaciones que le permiten sobrevivir. Ahora bien, al cultivarla, debemos asegurarnos que se cumplan con una serie de condiciones mínimas, a fin de que pueda florecer y fructificar adecuadamente:

  • El sol debe ser directo de preferencia, aunque puede vivir por un tiempo en semisombra. Demanda mucha luz especialmente para la floración; por eso será usual observar que su crecimiento sea en torno a la fuente de iluminación principal.
  • No es exigente en cuanto a sustratos, pero si queremos observar mejores resultados lo mejor será añadir humus de lombriz y brindarle un suelo levemente ácido con gran cantidad de materia orgánica.
  • Las podas solo deben hacerse para controlar el crecimiento excesivo del ejemplar y darle forma y vigor; generalmente, permiten una mayor y extendida floración.
  • No es exigente en cuanto a riegos, no obstante, conviene que sean moderados para evitar posibles encharcamientos que dañarían las raíces.
  • Solamente prospera en climas tropicales, si el clima es fresco o frío no sobrevivirá. Es por eso que debe protegerse de las heladas a toda costa. Cabe destacar que, su temperatura óptima ronda los 28°C, pudiendo prosperar en climas de más de 40°C.
  • Debe plantarse directamente en el suelo porque produce gran cantidad de raíces; sin embargo, de plantarla en una maceta, debemos asegurarnos de que posea un sustrato lo suficientemente profundo.

Precauciones con la Solanum seaforthianum

Esta planta contiene sustancias tóxicas conocidas como alcaloides, las cuales afectan mucho a los mamíferos como perros, gatos, e incluso al ganado. Debido a esto, debemos alejarla de los niños y mascotas para prevenir cualquier intoxicación.

Por otra parte, esta planta se naturaliza fácilmente debido a la dispersión de las aves de sus semillas, volviéndose invasora y afectando la flora y fauna nativa; por lo que habría que considerar emplearla en zonas restringidas para prevenir posibles daños ecológicos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *