Saltar al contenido
Adelfa
Adelfa

Nerium Oleander o Adelfa es la planta huérfana descendiente de las Apocynaceae, sus primeros cultivos se encontraron en las riberas de las cuentas del mar Mediterráneo con una extensa población en China y Vietnam. Es conocida popularmente con los nombre de Laurel de Flor; Rosa Laurel; Trinitaria o Laurel Romano. Es de provecho medicinal pero también es considerada toxica por lo que “precaución” es el lema al consumirla. Como dato adicional, La Adelfa fue la primera planta en asomar flores tras la explosión de la bomba atómica sobre la provincia de Hiroshima en Japón, allá el 6 de agosto de 1945.

Se trata de un arbusto considerado perenne que llega alcanzar los 4 metros de altura de hojas puntiagudas que crecen del tallo erecto. A la Adelfa la adornan hermosas flores que se asoman en conjunto en lo más alto de los tallos, generalmente son de color rosa y llegan a medir 4 centímetros. Por su parte el fruto son como cápsulas alargadas y de color marrón que al abrir muestran por lo menos 7 semillas coniformes cubiertas de pelos y también de color marrón.

Los cultivos de Adelfa fueron originalmente popular en los continentes de Europa y Asía pero gracias a sus usos ornamentales en la actualidad encontramos de esta planta en zonas de climas templados, por ejemplo gran parte de Estados Unidos de Norte América, y algunas ciudades de Argentina, Venezuela, Colombia, Panamá y Uruguay.

Detalles de la Adelfa

Detalles de la Adelfa
Detalles de la Adelfa

 

La mayoría de los principios activos de la Adelfa se extraen de sus hojas que además se pueden colectar durante todo el año. Compuestos como heterósidos, con propiedades cardiotónica, ácidos ursólico y flavonoides.

Cabe destacar que por tratarse de una planta toxica la industria farmacéutica se encarga de tratar los componentes de esta planta para comercializarlas, sin embargo su consumo siempre debe estar aprobada por un facultativo.

Por otro lado, se ha demostrado que dosis bajas de heterósidos fortalecen los músculos que recubren al corazón y controlan el ritmo cardiaco. Ofrece además un potente efecto diurético. Ahora estudios recientes ubican a la Adelfa como un posible tratamiento para combatir el cáncer pero aún no se tienen resultados positivos al respecto.

Cuidados de la Adelfa

Cuidados de la Adelfa
Cuidados de la Adelfa

 

La Adelfa es una planta resistente que se adapta a cualquier tipo de terreno. Pese a su carácter toxico, sus principios activos son apreciados para el beneficio de la salud, además resulta ser una flor adecuada para el ornato público, resulta ser muy utilizada para la creación de vallas. Los cuidados que necesita para que progrese son bastantes básicos. A continuación algunos consejos prácticos.

  • Se adapta a terrenos varios pero agradece que el suelo donde se cultive este bien drenado con la finalidad de que la raíz no se dañe.
  • Se desarrolla mejor en un lugar donde este expuesta a plena luz solar.
  • El riego debe ser abundante lo mismo que el aporte de abono, esto favorecerá la floración de la planta.
  • Durante la primavera y el verano es importante no dejar secar el suelo donde su ubique esta planta.
  • En invierno por el contrario el riego cada 15 días será lo adecuado.
  • Para cultivos en macetas en interiores, el riego debe ser abundante.
  • Es recomendable podar las plantas de Adelfa. Si el cultivo está en un jardín la poda será en menos proporción al contrario de un cultivo externo que debería tener una poda más severa luego que las flores caiga.
  • No soporta temperaturas extremas. En el jardín o maceta si la temperatura es baja es aconsejable cubrir la planta con una manta térmica.

Problemas Frecuentes de la Adelfa

Se trata de una planta apreciada por algunos insectos y plagas que pueden llegar a atacarla hasta devorarlas por completo. Las flores de la Adelfa son un mangar exquisitos para polillas como la Daphis Nerii. Las orugas de estos insectos se comen las hojas sin que las afecten los componentes tóxicos, es más resultan ser inmunes a estos.

El pulgón y la cochinilla negra también son enemigos de este cultivo, atacan sin piedad flores, hojas y tallos. Para combatirlos los expertos recomiendan un tratamiento ecológico con la mezcla de dos potentes productos biológicos que no afecten la planta ni el ambiente a su alrededor.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *