Saltar al contenido

Adenium obesum

Adenium obesum
Adenium obesum

La planta Adenium obesum, mejor conocida como “Rosa del desierto”, es una especie originaria de África y Arabia, cultivada desde hace muchos años en terrenos de abundante sequía; pues presenta una resistencia y adaptación muy parecida a la de los cactus.

A pesar de ser plantada en el exterior frente a temperaturas de alto grado, se considera una planta de interiores, debido a que se adapta muy bien a una maceta y puede optar por un diseño más compacto y sumamente llamativo; dando un porte decorativo en el lugar donde se ubique.

Características de la Adenium obesum

Características de la Adenium obesum
Características de la Adenium obesum

 

Se presenta como un arbolito pequeño, pero en términos ornamentales se le suele ver generalmente en su forma arbustiva; teniendo un tamaño que ronda desde 1 a 3 metros. Sin embargo, cuando se trata de una planta para interiores, su tamaño se tiende a ver muy reducido; pero, a su vez, sumamente llamativo.

Una de las características más peculiares y llamativas de esta especie, es que su tronco tiende a engrosarse como si fuera un bonsái, presentando a su vez un caudex en el inicio del tronco; por lo que se demuestra que es una planta capacitada para almacenar relativas cantidades de agua. Esto último explica el motivo por el cual soporta excepcionalmente las fuertes sequías.

Con respecto a sus hojas, son simples, ovaladas y muy fuertes, teniendo la peculiaridad de ser semipersistentes; pues tienen una especie de defensa para las calurosas sequías. Esta defensa consiste en la caída de algunas hojas, siendo una acción mejor conocida como reposo vegetativo. En cuanto a sus medidas, tiene un largo de 5 a 15 centímetros y su ancho se mantiene entre 4 y 8 centímetros.

Por otra parte, podemos apreciar en el ejemplar unas hermosas flores de color rosa o roja. Estas flores disponen de 5 pétalos; miden 5 centímetros de diámetro; y aparecen en abundantes grupos, siendo uno de los motivos más ornamentales por lo que la planta suele cultivarse en interiores. En definitiva, su maravilloso porte tiende a llamar mucho la atención en cualquier lugar donde se coloque.

Cuidados de la Adenium obesum

Cuidados de la Adenium obesum
Cuidados de la Adenium obesum

 

Lo primero que se debe tomar en cuenta es su baja tolerancia al frío, ya que la rosa del desierto proviene de tierras en donde la sequía suele ser muy prolongada, pues el clima dominante es el tropical y subtropical. Por esta razón, se recomienda ubicar nuestro ejemplar en sitios muy cercanos a la ventana, donde los rayos solares puedan hacer contacto directamente. Además, la temperatura ambiental debe superar los 25ºC, ya que, si se mantiene en grados inferiores, incluso, más bajos que 15ºC, podría provocar la pérdida de sus hojas, daños en su estructura, pudriciones en sus raíces, y, finalmente, la muerte de la planta.

De igual forma, debemos escoger un sustrato apto para plantar a nuestro ejemplar, siendo preferible aquellos turbosos y de aireado con perlita, que no es más que una tierra artificial utilizada en plantas aptas para suelos arenosos. Por otra parte, se debe regar con moderada frecuencia, dejando un tiempo de por medio entre cada riego, para que el ejemplar pueda disfrutar también de la sequedad.

Como se trata de una planta para exteriores, su porte tiende a ser muy denso y de gran tamaño, por lo que se recomienda acudir a la poda del mismo si se quiere mantener en el interior, para así poder presentar un diseño más compacto y finamente ornamental.

Finalmente, se puede añadir un abono especial para plantas de exterior, aplicándoselo entre un período de cada 15 o 20 días; con el objetivo de obtener una planta en buen estado y mantener su hermoso porte ornamental.

Enfermedades y plagas de la Adenium obesum

Nos encontramos con una especie rústica en este sentido, ya que las diversas plagas y enfermedades encontradas en esta especie tienden a ser muy escasas; sin embargo, merecen ser tratadas.

Las plagas más abundantes que suelen atacar al Adenium obesum son los pulgones o ácaros, los cuales cumplen la función de absorber la savia que circula por las distintas flores del ejemplar. Por lo que se recomienda aplicar inmediatamente su respectivo insecticida para así librarnos de estos seres dañinos.

Por otra parte, el factor más preocupante que se debe tomar en cuenta es el exceso de humedad, pues como se trata de una planta de clima tropical o subtropical, la humedad excesiva tiende a producirle abundantes hongos en su estructura, y, a su vez, suele pudrir las raíces del espécimen.

 

Subir