Saltar al contenido
Ajenjo
Ajenjo

 

El Ajenjo es una planta de las llamadas Herbáceas Compuestas, tiene un característico sabor amargo bastante desagradable al paladar, sin embargo, es demandada para el tratamiento de problemas estomacales y otras afecciones médicas.

Se adapta perfectamente a suelos secos y espacios soleados, su origen es latinoamericano, pero, por sus amplias cualidades medicinales, su cultivo se ha extendido a los continentes africano y europeo. Cabe destacar que esta planta tiene la ventaja de soportar climas que les son adversos a otras plantaciones.

El nombre que le otorgan los científicos a esta planta es Artemisia Absinthium es conocida popularmente como Hierba Santa; Asencio; Artemisa Amarga o Ajorizo y se considera una planta medicinal muy efectiva.

Puede llegar a medir un metro de alto con tallos que brotan de las raíces, sus hojas están recubiertas de una delgada capa de vellos plateados que contrasta con el verde que a veces parece añil. Cabe destacar que esta planta segrega un aceite que puede ser mortal cuando está concentrado y le sirve para cohibir le crecimiento de otras plantas a su alrededor.

Al Ajenjo lo adornas flores diminutas, miden apenas tres centímetros, son largas y amarillentas que aparecen entre verano y otoño, además se ha demostrado su larga longevidad con una data de vida de hasta tres décadas.

Detalle del Ajenjo
Detalle del Ajenjo

Detalle del Ajenjo

Es precisamente su amargor lo que hace que esta planta sea ideal para tratamientos relacionas con el estómago, puesto que uno de sus componentes estimula la secreción de los jugos gástricos y aumenta el apetito. También pacientes con problemas en el hígado la requieren frecuentemente.

Se emplea además para hacer baños que curan padecimientos biliares, en ramos para combatir ronchas y los llamados baños amargos utilizados en creencias mágicas para limpiar el aura y las malas energías, son preparados con Ajenjo.

Su tallo y raíz contiene gran cantidad de vitaminas A, B y B12, necesarias para pacientes con anemia, las mujeres pueden consumir infusiones para regularizar el flujo menstrual además que disminuye el dolor propio del día 21.

En ocasiones se recomienda que El Ajenjo se combine con otra planta para tratar algunas afecciones, por ejemplo al hervir hojas de Ajenjo con ajo, se remoja un trapo y éste se coloca sobre el vientre para eliminar parásitos

Por otro lado, no es recomendable que las mujeres en estado de gravidez consuman esta planta, y claro si se prolonga su uso por más de 4 días los resultados pueden ser adversos, así que para combatir todas las afecciones antes descritas de forma eficaz es mejor su uso en cantidades pequeñas.

Cuidados del Ajenjo

Cuidados del Ajenjo
Cuidados del Ajenjo

 

 

Conozcamos ahora algunas recomendaciones para que El Ajenjo se desarrolle adecuadamente y sea una planta medicinal saludable para que pueda cumplir a plenitud su función curativa.

  • Se adapta perfectamente a cualquier clima, sin embargo le favorece las temperaturas templadas.
  • También es afín con casi todos los terrenos pero se recomienda que estos sean suelos drenados para que favorezca la floración del Ajenjo.
  • Los suelos deben estar suficientemente abonados para que la planta crezca con esplendor.
  • Los cultivos deben estar ubicados de cara al sudeste.
  • Esta es una especie que comulga bien con el sol, que también soporta estar en sombras y expuesta a vientos helados, aunque, es mejor proteger el cultivo de estos últimos.
  • Crece bien en suelos ácidos entre 4 y 8 en su nivel, pero asimismo se desarrolla en zonas rocosas y arenosas.
  • Sino es temporada de lluvia el riego debe ser por lo menos 4 veces durante el verano.
  • Es necesario que los alrededores del cultivo esté libre de hierbajos para que se desarrolle de forma óptima, para lograrlo se puede limpiar la zona arándola de forma superficial.
  • Se debe aprovechar el otoño para podar el cultivo y así eliminar las ramas que marchitan la planta.

Problemas frecuentes del Ajenjo

Es común que los cultivos de Ajenjo contraigan moho, que es un recubrimiento velloso causado por hongos y que ocasiona la descomposición de la planta. Esto pasa frecuentemente durante la primavera por el aumento de humedad en el ambiente.

Se distinguen los cultivos infectados con moho puesto que estos toman un desagradable color negro, en ocasiones azul o blanco. Para mantener El Ajenjo saludable y libre de hongos lo ideal es rociarlo con fungicidas sistémicos.

 

Subir