Saltar al contenido
Anacardo
Anacardo

Árbol originario de la zona amazónica del continente Americano, que abarca parte de Brasil, Venezuela, Colombia y Perú, El Anacardo, Castaña de Cajú Marañón, Merey o como lo conocen los científicos Anacardium Occidentale, es famoso por la elaboración de dulces, cosméticos y medicamentos con algunos de sus componentes.

El Anacardo puede llegar a medir 7 metros, sin embargo, sus ramas se desarrollan a muy baja altura desprendiéndose de su tronco frondoso y de gran tamaño. Es común que a los tres años de vida ya brinde sus frutos. Es longevo puesto que llega a vivir tres décadas.

De este árbol se aprovechan todas las bondades que brinda, por ejemplo, el tronco genera una resina que es utilizada como pegamento o para iniciar fogatas, la corteza tienes propiedades medicinales, es utilizada para cicatrizar, curar diarreas y tratar infecciones de la garganta, los carpinteros requieren de la madera para elaborar mangos fuertes para cuchillos y otras herramientas.

Del fruto, son apetecibles tanto la pulpa como la semilla que se encuentra en la parte externa del mismo. La pulpa o pseudofruto es jugosa y con un sabor algo astringente, al madurar es de color magenta por fuera y la parte carnosa tiene un intenso color amarillo.

Es ideal para la elaboración de gelatinas, mermeladas, conservas, dulces, jaleas, vinos, vinagres, jugos, merey seco, merey pasado o simplemente se puede consumir como fruta fresca aunque su sabor no es el más delicado al paladar.

Pero, quien lleva el papel protagónico en este árbol es la semilla, ubicada en la parte externa de la fruta con una característica forma similar a un riñón, es dura de unos 5 centímetros y de color gris, es requerida a nivel mundial por su gran sabor y versatilidad.

Detalle del Anacardo

Detalle del Anacardo
Detalle del Anacardo

El Anacardo no sólo es delicioso sino que también esta preñado de minerales como zinc, fosforo, hierro, magnesio y selenio, este último con propiedades antioxidante que ayuda a la formación de las enzimas necesarias para prevenir el desarrollo de algunos tipos de cáncer.

Sus ácidos grasos ayudan a mejorar la circulación y previenen afecciones del corazón, mejora los síntomas de la menopausia y es perfecto para mantener los niveles óptimos del colesterol.

Sabemos que contiene un alto porcentaje de magnesio por lo que es una buena opción en caso de padecimientos en el que el cuerpo necesite mayor cantidad de minerales como fatiga crónica, fibromialgia y osteoporosis. Estimula el buen funcionamiento del cerebro y ayuda a mejorar la ansiedad y el insomnio.

Contiene vitamina E que regenera la piel y complejo B1 para potenciar la energía en el cuerpo, además es una forma natural y segura para las mujeres embarazadas o durante la lactancia de consumir ácido fólico.

Cuidados del Anacardo

Cuidados del Anacardo
Cuidados del Anacardo

Para el cuidado de este árbol tropical de fruta y semilla apetecible, es necesario tomar en cuenta el clima, la calidad del suelo, el riego, y el abono por lo que a continuación ofrecemos algunos consejos.

  • Como es un árbol tropical exige temperaturas acorde a la zona, generalmente que oscilen entre los 20 y 38 grados centígrados. Puede llegar a tolerar, en periodos muy breves los 0 grados.
  • El Anacardo se adapta perfectamente a cualquier tipo de suelo, siempre y cuando este bien drenado y que sea profundo, sin embargo agradece si su lugar de plantación es un suelo suelto y no duro.
  • Si es tiempo de sequias es necesario que el cultivo de Anacardo tenga un riego constante sobre todo si está cercana la floración que es la epata más delicada de la planta.
  • Para que el Anacardo crezca de forma óptima y saludable lo mejor es abonar el suelo con estiércol o cualquier materia orgánica natural, esto idealmente tras tratar el suelo con fungicida para asegurarse que éste limpio y fértil.
  • El Anacardo se puede sembrar de dos formas, a través de trasplante o siembra directa de la semilla.

Problemas frecuentes del Anacardo

Existe una enfermedad que ataca los cultivos de Anacardo y es conocida como Antracnosis del Marañón, ocasiona daños serios al punto de llegar a perder el cultivo en su totalidad. Básicamente es un hongo y afecta la parte vegetativa de la planta así como la semilla y la fruta.

Se distingue la presencia del hongo porque aparecen manchas marrones y luego segrega resina la parte de la planta afectada, el tratamiento debe ser preventivo, es decir, rociar el cultivo con fungicida para evitar que sea atacado por este hongo.

 

 

 

Subir