Saltar al contenido
Apio
Apio

 

Oriundo del Mediterráneo, popular vegetal en forma de penca, de color verde y sabor muy característico. El Apio desciende de las Apiáceas tiene más de 15 variedades y los científicos lo conocen como Apium Graveolens. Posee una particularidad y es que su sabor varía de amargo e intolerante a dulce y agradable con sólo blanquear o pasar por agua hirviendo su tallo. La demanda del Apio aumenta en el ámbito culinario puesto que es ideal para elaborar ensaladas y sopas.

El Apio común es de raíz gruesa y abultada de color verde, mientras que otra variedad conocida como Apinabo crece en forma de pencas y su raíz es redonda, mide unos 20 centímetros, es marrón por fuera y blanca en su interior, desprende un aroma agradable y su sabor es dulce. El tallo es hueco y con surcos. Este vegetal además tiene una raíz secundaria que se comercializa tras cosecharla. Por su parte las hojas son pequeñas y con una contextura algo dura.

Las pencas del Apio al terminó de su desarrollo alcanza unos 60 centímetros de alto, ahora las elegidas para comercializar deben estar entre los 25 y 30 centímetros. El peso idóneo para su distribución varía entre los 420 y 720 gramos, incluso se han comercializado ejemplares de 900 gramos. Es importante destacar que el tallo del Apio tiene una textura al paladar muy crujiente y su sabor tiene un dejo anisado con algo de amargo que resulta atractivo para los gustos más exigentes.

Detalles del Apio

Detalles del Apio
Detalles del Apio

 

El Apio no sólo es apreciado en el ámbito culinario, sino que también tiene implícito principios activos que le otorgan propiedades medicinales extraordinarias. Entre sus componentes aporta minerales, vitaminas y fibras, por su gran cantidad de agua resulta ser un diurético natural por excelencia. Asimismo a través de sus hojas ofrece aceites esenciales, también magnesio, zinc, potasio y calcio, todos estimulantes del sistema nervioso y además favorecen la actividad muscular.

La composición de este vegetal le otorga el poder de regular los niveles del ácido úrico en el organismo lo que resulta beneficiosos para pacientes que padecen reumatismo o diabetes y ayuda a lidiar con problemas renales. Posee efectos antibacterianos, elimina sedimentos de los riñones y vesícula. Sus sales minerales incrementan la producción de jugos gástricos que ayudan a una correcta digestión, esto igualmente le confiere propiedades laxantes.

Con el consumo de Apio se obtiene una cantidad adecuada de vitaminas B1, B2 y B6 que su vez favorece la vista, fortalece los huesos y fortifica el cabello además de reducir el riesgo de sufrir afecciones cardiacas. Se recomienda añadir Apio a la dieta habitual para reducir los niveles de colesterol.

Cuidados del Apio

Cuidados del Apio
Cuidados del Apio

 

Se trata de un vegetal que progresa durante casi todo el año con una temporada alta entre otoño e invierno. El cultivo necesita de ciertos cuidados que tienen que ver con condiciones del suelo, clima y el nivel adecuado de riego o abono, si se siguen indicaciones básicas, el Apio premiara con un cultivo saludable.

  • Es conveniente sembrar Apio durante la primavera, prosperará mucho mejor, la siembra puede ser en almácigos o huertos ecológicos.
  • Prefiere suelos fértiles, húmedos y profundos, soporta incluso suelos ácidos. Es importante destacar que el exceso de agua no es conveniente para esta planta, el encharcamiento puede provocar que la raíz muera.
  • Se recomienda añadir estiércol o compost en el sitio de la siembra.
  • La profundidad recomendada para plantar Apio es de 30 centímetros e igual distancia entre una y otro en la plantación.
  • Esta planta puede prosperar si se siembra en una caja o maceta. Para que la semilla germine de esa manera se debe agregar suficiente compost enchumbado de agua.
  • Estas cajas o macetas deben estar a una temperatura de 16 grados resguardada y tapada con papel periódico.

Problemas frecuentes del Apio

Es una planta propensa a ser atacada por insectos y enfermedades que llegan a alterar su sabor y apariencia. La más grave es la Septoriasis que produce manchas marrones en las hojas y ocasionan su muerte. Otros hongos que pueden atacar el Apio son el mildiu, phoma, pythium. Fusaruim.

El gusano gris se encarga de roer las partes blandas de la planta, la rosquilla negra por su parte causa un gran daño devorando totalmente las hojas, las larvas de Psilla rosae Fab hacen galerías en el cuello de a raíz, mientras que la mosca del Apio las construye en las hojas de la planta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *