Saltar al contenido

Betula pubescens

Betula pubescens
Betula pubescens

También llamado abedul (castellano), bedoll (catalán), urkia (euskera) y bidueiro (gallego). Es un árbol caracterizado por sus múltiples usos y por habitar, curiosamente, en el norte de distintas áreas. A veces es confundido con el betula pendula.

Conoce al betula pubescens

Se trata de un arbusto o árbol de tamaño mediano, perfecto como árbol ornamental para acompañar a los ríos por su hermosa corteza y capacidad de tolerar suelos húmedos. Su copa es muy irregular, esto sucede porque las ramas superiores suelen distribuirse de forma muy espaciadas. Es muy manipulado por el ser humano, ya que adquiere muchísimos usos en distintas áreas, como por ejemplo la medicina. Su método de propagación es muy eficaz, y no necesita de cuidados excesivos para subsistir.

Detalles del betula pubescens

Como todos los abedules, es un árbol de crecimiento rápido y con una longevidad decente en sus zonas nativas, alcanzando los 90 años de vida, pero muy baja con respecto a otras zonas, ya que apenas alcanza los 30 años. Posee una altura máxima de 20 a 25 metros; su tronco es corto, liso y de poco espesor, con una corteza grisácea o parda que adquiere grietas a medida que crece.

Sus hojas son simples y alternas, con unas medidas de 2 a 5 centímetros de largo y 1,5 a 4,5 centímetros de ancho; tiene forma ovada o romboidal, de bordes doblemente aserrados, las cuales presentan pequeños pelos en la parte de los nervios principales.

Posee unas flores llamados amentos, los cuales pueden ser masculinas o femeninas; las masculinas tienen la peculiaridad de poseer mucho polen, miden de 3 a 6 centímetros, son de color verde amarillento y tienen diseños caducos y colgantes; mientras que las femeninas adquieren un tamaño más pequeño, alcanzando de 1,5 a 3,5 centímetros, además, su diseño es más cilíndrico u ovalado, de color muy verdoso. Su época de floración es en abril y mayo.

Los frutos del betula pubescens son pequeños racimos cilíndricos con unas medidas de 1 a 4 centímetros de longitud y un diámetro de 5 a 7 centímetros. Estos racimos se maduran con el tiempo para dar como resultado unas pequeñas disámaras con unas semillas de apenas 2 milímetros, las cuales pueden propagarse con la ayuda del viento.

Sobre su ecología

Es un ejemplar perfecto para acompañar a los ríos u otros sitios que contengan mucha agua. Prefiere los suelos húmedos, muy encharcados, ácidos y con poca cantidad de nutrientes, a una altura de 2000 metros por encima del nivel del mar. Y a pesar de ser un árbol con necesidad de humedad, prefiere estar en climas con un calor moderado.

Su propagación se puede dar por semilla o injerto, siendo la primera la más usada. Puede crecer por su cuenta en suelos húmedos, pues las disámaras que caen del ejemplar pueden llegar muy lejos con ayuda de los vientos, pero para una siembra propia es recomendable hacerlo lejos de cualquier edificio, ya que es un árbol muy grande y sus ramas podrían afectar cualquier otra estructura.

En el ámbito de jardinería y cuidados, no es un árbol que requiera mucha atención, pero a medida que crece hay que estar muy pendiente de él, ya que necesitará demasiada agua, sobre todo en temporadas secas. Con respecto a la poda, no es un árbol que necesite mucho de ella, ya que es suficiente con podarlo en épocas de otoño e invierno para retirar las ramas dañadas; sin embargo, a pesar de ser un ejemplar tolerante al frío, es muy propenso a sufrir ataques de plagas, así que vigilarlo de vez en cuando no está demás.

Situación geológica del abedul

Situación geológica del abedul
Situación geológica del abedul

 

El abedul es nativo de Europa y Asia, sobre todo en la zona norte; también se ha visto abundante en la parte norte de la Península Ibérica, precisamente en el noroccidente. Por su hermoso porte es visto como árbol ornamental en algunas zonas del territorio español, sobre todo por el cambio de color que realizan sus hojas al pasar las estaciones, siendo una cualidad llamativa del ejemplar.

Datos curiosos del abedul

Debido a la preferencia por la zona norte, una subespecie del abedul es llamada “abedul blanco del Ártico” para simbolizar dicha preferencia. En su corteza se encuentra una sustancia llamada betulina, la cual posee muchos usos, como la fabricación de vestidos, calzado, cuerdas, entre otros.

Finalmente, se dice que los indios norteamericanos suelen usar la madera del abedul para realizar sus canoas u otros objetos que requieran dureza.

 

Subir