Saltar al contenido

Campanilla

Campanilla
Campanilla

 

Según se sabe que los primeros cultivos de esta curiosa flor en forma de trompeta se dieron en Monte Cárpatos y Transilvania, y datan del siglo XVII. Hoy en día se conocen unas 250 especies diferentes, todas hermosas y con propiedades medicinales que se agradecen. Se trata de la Campanilla o como la llaman los estudiosos Convolvulus.

Conocida también como corregüela o correhuela, es una planta que crece silvestre y nos premia con su presencia durante casi todo el año lo que la ubica en la categoría de flor perenne. En las condiciones adecuadas y con los cuidados pertinentes la Campanilla puede llegar a convertirse en un arbusto que alcanza los 2 metros de alto, con delicadas flores colgantes que crecen más o menos 7 centímetros y se visten de lindos colores como azul, amarillo, rosado blanco o violeta. Tiene además una particularidad y es que parece una trompeta en su forma. Las hojas por su parte se desarrollan en un bonito espiral.

Es una planta con demanda para el ornato, es común ver Campanilla adornado jardines o fachadas, incluso un ramo de estas flores en el pasado era un regalo muy agradecido puesto que su significaba esperanza. Ahora bien, cabe destacar que en algunas regiones del mundo se le considera a la Campanilla como mala hierba debido a que arropa a otras plantas hasta causándole la muerte.

Sin embargo la popularidad de la Campanilla ha crecido y su cultivo se ha extendido a países de Norte América como Estados Unidos donde resulta ser un espectáculo a la vista los colibríes alimentándose de su néctar. Las flores son un adorno genial, si se les disponen en jarrones estas colgaran con mucha gracia, su belleza es requerida para ambientar bodas o cualquier otro evento al aire libre.

Detalles de la Campanilla

Detalles de la Campanilla
Detalles de la Campanilla

 

A pesar de tener fama de mala hierba, la Campanilla aporta a la humanidad beneficios homeópatas excepcionales. Por ejemplo se sabe del poder antihelmíntico, laxante y diurético de esta planta. En tal sentido se utiliza para tratar edema, oliguria y estreñimientos. Se sabe que en la semilla se encuentran pequeñas dosis de un alucinógeno con efectos parecidos al que causa la droga sintética LSD. Esta sustancia se ha empleado para atenuar trastornos mentales.

En algunos países del continente asiático las raíces son apreciadas para tratar hemorragias. Un té a base de flores de Campanilla es ideal para sudar fiebres pero también resulta ser un poderoso laxante. Para uso externo un cataplasma hecho con las hojas se utiliza para madurar forúnculos y abscesos y para frenar el sangrado en heridas poco profundas. Pero además tiene una novel demanda entre las personas que luchan contra el sobre peso. En combinación con otras hierbas como barba de maíz, saúco o diente de león es un buen complemento natural para incluir en una dita para bajar de peso.

Cuidados de la Campanilla

Cuidados de la Campanilla
Cuidados de la Campanilla

 

Con el cuidado adecuando es una planta que puede premiarnos con su presencia por mucho tiempo, no sólo para disfrutar de su belleza sino que también para aprovechar sus bondades medicinales. A continuación algunos consejos para mantener sano un cultivo de Campanilla.

  • Para que tenga buena salud se recomienda que reciba un porcentaje de luz natural, aunque no en exceso. Un poco al día será suficiente para que reciba los nutrientes necesarios y prospere con salud.
  • Prefiere los suelos calizos, sin embrago crece perfecto en jardines o en un patio común.
  • El riego debe ser constante pero no en exceso para evitar el encharcamiento que puede producir que la planta se enferme.
  • Se recomienda eliminar rápidamente las hojas y flores secas para evitar que sean atacadas por insectos y hongos que consuman por completo la planta.
  • Primavera y verano son las estaciones ideales para abonar la Campanilla. La mejor forma es incluir abono líquido en el agua del riego diario.
  • Es aconsejable añadir nutrientes a base de hierro, cobre, zinc, boro, magnesio y molibdeno para que la planta crezca fuerte.
  • La poda debe ser durante el invierno y con herramientas desinfectadas.

Problemas frecuentes de la Campanilla

La Campanilla es una planta apetecible para insectos, bichos, gusanos, alimañas u hongos, por lo que es necesario cuidar de forma adecuada el cultivo. Las flores suelen servir de alimentos para larvas e insectos, lo recomendable es fumigar la plantación para eliminar estos bichos.

Atentos con las hojas secas, hay que eliminarlas puntualmente, es lo mejor para evitar el ataque de plagas depredadoras. Los gusanos son atraídos por el tallo, las hojas y las flores de la Campanilla, se recomienda tratar el cultivo con algún fungicida.

 

 

Subir