Saltar al contenido

Cestrum nocturnum

Cestrum nocturnum
Cestrum nocturnum

El Cestrum nocturnum, o también conocido como “Galán de noche” o “Dama de noche”, es una planta trepadora de exteriores caracterizada por sus abundantes y pequeñas flores fragantes que, a pesar de presentarse en menor abundancia en comparación a las hojas, suelen ser sumamente vistosas en el ejemplar. Por otra parte, resulta ser una planta de cuidados relativamente fáciles, y hoy en día se puede apreciar en Asia meridional y muchísimas partes del mundo.

Se trata de una planta muy peculiar, pues tiene una característica reconocible que le diferencia de muchísimas plantas trepadoras, y es que en las noches sus flores expulsan un aroma muy agradable y fácil de propagar, durando de la misma forma hasta que llegue el amanecer.

Detalles del Cestrum nocturnum

Detalles del Cestrum nocturnum
Detalles del Cestrum nocturnum

 

Lo primero que podemos apreciar del galán de noche es que su porte generalmente es arbustivo, aunque también se puede volver una planta trepadora, la cual suele alcanzar alturas aproximadas de hasta 5 metros; caracterizándose a su vez por su atractivo aroma nocturno.

Por lo general, se presenta como una planta perennifolia, aunque en algunas ocasiones puede perder sus hojas en la temporada de invierno. En cuanto a su diseño, pueden aparecer ovadas o elípticas. Además, son simples, alternas, de ápice acuminado, de textura lampiña cuando se maduran, cuyo color es de tonos verde claros; y sus medidas rondan entre los 6 y 11 centímetros de longitud, sostenidas por un pecíolo de hasta 2 centímetros.

En cuanto a las inflorescencias, se dice que es el factor más ornamental y peculiar de la planta, pues tienen la característica de expulsar un aroma muy agradable cuando cae la noche, durando dicho efecto hasta que llegue el amanecer. Estas flores son de color blanco o amarillo verdoso, presentados de forma tubular, y a su vez se encuentran agrupadas y abiertas por un extremo. Su época de floración se da a finales de la estación de primavera, y se mantiene todo el tiempo durante el verano.

Posteriormente de las flores nacen los frutos, presentados como una baya globosa muy pequeña, pues mide alrededor de los 7 y 10 milímetros de longitud; y disponen de semillas que miden aproximadamente de 3 a 6 milímetros.

Propagación del Cestrum nocturnum

Actualmente existen 2 métodos sobresalientes para la propagación de la dama de noche, uno es por semilla y el otro es por esquejes, siendo más recomendado el método de esquejes, pues resulta ser más simple y de buen crecimiento, dicho proceso se explica a continuación:

  1. En primer lugar, debemos obtener un esqueje de tallo joven que se encuentre en buen estado y lo introducimos en un vaso de vidrio con una cantidad de agua que se mantenga hasta la mitad.
  2. Seguidamente se coloca el vaso cerca de una ventana para que pueda recibir luz solar, pero tomando en cuenta que debe proyectarse de forma indirecta.
  3. En un período aproximado de 3 a 5 días, podremos apreciar como el esqueje ha producido pequeñas raíces, y finalmente se procede a plantarlo en una maceta para que pueda seguir su crecimiento de manera satisfactoria.

Cuidados del Cestrum nocturnum

Cuidados del Cestrum nocturnum
Cuidados del Cestrum nocturnum

 

Un ejemplar de galán de noche suele caracterizarse por su buena adaptabilidad, por lo que sus cuidados tienden a ser muy sencillos, sin embargo, hay diversos factores que debemos tomar en cuenta si queremos que se prolongue la vida de nuestra planta; algunos de estos cuidados son:

  • Se debe ubicar en una zona con acceso al sol, o incluso puede crecer en la semisombra.
  • Es una planta que necesita de climas cálidos para poder subsistir, teniendo en consideración que no suele tolerar las temperaturas muy frías, ni mucho menos las heladas, soportando así hasta los -2ºC.
  • Una característica que se suele destacar de esta planta es su excelente capacidad de subsistir en cualquier tipo de suelo, siempre y cuando se mantenga con buen drenaje; sin embargo, resultará más beneficioso si el terreno tiene buena permeabilidad y abonado, por lo que se puede optar por aplicar fertilizantes equilibrados de todo propósito, pues así se mejorará la formación de la planta.
  • Necesita de suficiente humedad para poder crecer y desarrollarse en armonía, por lo que se debe regar con una frecuencia que dependerá del sustrato, pues no podemos añadir más agua hasta que se haya secado casi en su totalidad para así evitar los encharcamientos.
  • En temporadas de mucho sol, sobre todo en verano, el riego se debe mantener por lo mínimo 3 veces por semana, y en temporadas muy frías como el invierno, este se debe reducir considerablemente. También debemos tomar en consideración que cuando la planta esté en proceso de floración, se debe reducir tanto el riego como el abono, ya que en ese momento dependerá más del sol que de la humedad.

 

Subir