Saltar al contenido

Crataegus monogyna

Crataegus monogyna
Crataegus monogyna

 

También conocido como majuelo, espino albar (castellano), arç blanc (catalán), iparraldeko elorri zuria (euskera) y espiñeiro albar (gallego). Es un árbol de porte sumamente hermoso caracterizado por sus vistosas flores blancas y sus frutos rojos brillantes, lo cual le confiere un título de árbol ornamental muy merecido.

Conoce al crataegus monogyna

Se trata de un arbusto pequeño que a veces puede actuar como arbolillo, es hermosamente ornamental por sus flores y frutos que tienden a resaltar desde largas distancias. Se encuentra con muchas ramificaciones desde baja altura, presentando una copa muy densa e irregular, por lo que su sombra no se suele apreciar con bastante exactitud.

Detalles del crataegus monogyna

Es un árbol de crecimiento rápido y con una longevidad increíblemente grande, alcanzando los 500 años de vida. Normalmente, se presenta como un arbusto de 4 a 6 metros de altura, pero si crece más de lo esperado, puede tomar la forma de un árbol pequeño con un tamaño máximo de 10 metros. Su tronco es fuerte y recto, con una corteza lisa que se vuelve agrietada al envejecer, su color es pardo y adquiere muchas ramas espinosas color rojizo, cuyas espinas miden de 2 a 4 centímetros.

Sus hojas son caducas, alternas y lobuladas como sus otros parientes, pero es ligeramente distinta ya que no presenta la textura lanosa característica de ellos. Son de color verde brillante u oscuro, miden de 2 a 4 centímetros de largo, poseen de 2 a 3 pares de lóbulos y su pecíolo es relativamente corto midiendo 1,5 centímetros aproximadamente.

Las flores del crataegus monogyna son muy hermosas y llamativas; se presentan de color blancas, aunque en algunos casos adquiere tonos rosados; posee 5 pétalos, son interfértiles y crecen en conjuntos muy abundantes; tiene una medida aproximada de 8 a 15 milímetros y su época de floración es a finales de primavera.

En cuanto a sus frutos, mantienen una apariencia muy parecida en relación a sus parientes, con la diferencia de que el monogyna sólo presenta una semilla en el interior de dicho fruto, y es por eso que adquiere su nombre científico. Se presenta como una especie de manzanita roja muy brillante, la cual es comestible y su sabor tiende a ser dulce, pero en algunos casos suele ser algo insípido; en cuanto a sus medidas, apenas alcanza 1 centímetro de largo.

Sobre su ecología

Crece de forma abundante en los bosques ibéricos formando arbustos espinosos junto con otras especies, aunque se puede ver en otras zonas como vaguadas, sotos o linderos, dependiendo de la humedad que se encuentre en el terreno. No siente preferencia a un determinado tipo de suelo ya que es tolerante a cualquier terreno, pero es recomendable plantarlo en tierras sueltas y frescas, con una altura que ronda desde el nivel del mar hasta los 2200 metros. En cuanto al clima, puede soportar temperaturas frías, pero prefiere las zonas calurosas; también puede crecer en lugares con moderada sombra, lo que demuestra ser un árbol muy resistente.

Su propagación se da por medio de semillas, pero por ser un ejemplar de larga longevidad, puede tardar hasta 2 años en apenas germinar. Y al ser una especie arbustiva, puede soportar a la perfección las podas frecuentes, ya que normalmente se usa como seto espinoso y se le debe dar dicha forma por medio de recortes.

Situación geológica del espino albar

Situación geológica del espino albar
Situación geológica del espino albar

 

Se dice que es un ejemplar nativo de Europa y Asia ya que puede crecer en una amplia parte de dichos continentes; sin embargo, también se ha visto al norte del África. En cuanto a la Península Ibérica, se encuentra en todo el territorio, incluso en zonas secas, ya que en dichas áreas se suele ver escondida entre las vaguadas y montañas.

El espino albar es muy resistente y tiene la capacidad de crecer casi en cualquier suelo, es por eso que se expandió más allá de su zona nativa como, por ejemplo, en Argentina, Australia, Norteamérica, entre otros.

Datos curiosos del espino albar

Primeramente, el fruto del espino albar es una fuente rica en vitamina C, el cual además de ser comestible y tener un buen sabor es altamente recomendado para tratar la tensión sanguínea y nerviosa. Su madera es relativamente dura, de allí el nombre científico crataegus. También sirve como combustible ya que genera carbón de buena calidad.

Un dato final es que este ejemplar tiene historias en la cultura gaélica, ya que simboliza la entrada del “Otro mundo” por ser un árbol que se relaciona con las hadas.

 

Subir