Saltar al contenido

Dipladenia sanderi

Dipladenia sanderi
Dipladenia sanderi

La Dipladenia sanderi es una planta trepadora perteneciente a la familia botánica de las apocináceas. Es una espectacular planta que nos deslumbra gracias a su hábito usual de trepadora y principalmente mediante sus grandes y coloridas flores, siendo ejemplares muy ideales para tenerlas en multitud de ambientes, principalmente al exterior a pesar de tolerar el cultivo en interiores. Su cultivo se encuentra sumamente extendido principalmente en el hemisferio norte donde la podemos apreciar usualmente adornando balcones, parterres y jardines por igual.

 

Detalles de la Dipladenia sanderi

Detalles de la Dipladenia sanderi
Detalles de la Dipladenia sanderi

 

Estas plantas se presentan usualmente con un tamaño máximo que ronda el metro y medio; con tallos verdosos o bien levemente pardos suelen ser flexibles y largos. Por otra parte, sus hojas son de color verde oscuro por el haz y más claro por el envés; son coriáceas, es decir, de aspecto duro y brillante presentando una forma ovalada levemente lanceoladas con hasta 9 centímetros de largo por 5 centímetros de ancho. Su follaje es perenne por lo que no pierde las hojas a la llegada del invierno.

Referente a sus vistosas flores, estas aparecen de manera axial en los tallos o en ocasiones también terminales. Son altamente llamativas debido a su buen tamaño, forma y coloración. La forma de las mismas es levemente estrellada; esto se debe a que los pétalos ovalados se extienden finalmente acabando en una punta muy característica, con un tamaño máximo de la flor que ronda los 6 centímetros con colores muy vivos que van desde el blanco, rojo, naranja, rosado al magenta incluso. Asimismo, presentan un delicado perfume que si bien no suele ser muy intenso si puede durar una buena cantidad de tiempo.

Cuidados de la Dipladenia sanderi

Cuidados de la Dipladenia sanderi
Cuidados de la Dipladenia sanderi

 

En general, podemos decir que esta planta no es muy demandante en cuanto a cuidados, pudiendo desarrollarse adecuadamente aún con mínima atención y recursos, pero como es de esperarse si deseamos que nuestros ejemplares crezcan adecuadamente y nos deleiten con su floración conviene cumplir con las siguientes medidas:

  • Si bien toleran bastante bien los cambios de la iluminación, crece mejor en ambientes soleados, de preferencia a pleno sol en climas suaves; no obstante, cuando la planta es pequeña, lo ideal sería mantenerla lejos del sol directo; lo más común es mantenerla en sus primeros meses dentro de casa. En climas tropicales lo mejor es tenerla con algo de sombra para proteger sus hojas de la radiación.
  • Necesitan de soportes para trepar si deseamos que esté en macetas, pero también crecen perfectamente como colgantes o sobre rejas u otras estructuras, la variabilidad dependerá de nuestro gusto.
  • Su propagación es algo engorrosa y se realiza mediante estacas, el cuidado que requiere para que genere raíces es alto, es por esto que se suele adquirir el ejemplar de Dipladenia sanderi en los viveros. sin embargo, es posible y se realiza mediante estacas que son tratadas para inducir el arraigo.
  • Le conviene los fertilizantes minerales y con buena cantidad de materia orgánica, esto asegura un mejor crecimiento. Lo ideal sería abonar cada mes.
  • Los riegos deben ser muy abundantes para mantenerla activa, e igualmente es indispensable mantener una alta humedad ambiental, recordando que es nativa de Brasil donde, debido a la selva amazónica, la pluviosidad es elevada; en cualquier caso, en épocas de frío se debe disminuir drásticamente los riegos.
  • Prefiere los pH ácidos y no tolera la cal, por esta razón debemos asegurarnos que el agua empleada para riego esté libre de ella.
  • Las podas conviene hacerlas a finales del invierno para estimular su floración en los meses siguientes, normalmente se emplean a su vez para darle forma al ejemplar.
  • Prefiere los climas suaves, subtropicales y mediterráneos, aunque crece bien en los climas cálidos de los trópicos siempre que no se exponga directamente al sol y se la riegue mucho; no tolera para nada el frío invernal ni las heladas, lo que nos obliga a trasladarla a un invernadero o en el interior del hogar durante los meses más fríos.

Curiosidades de la Dipladenia sanderi

Como curiosidad, el nombre científico común de esta especie actualmente es Mandevilla sanderi; se emplea mayormente el nombre antiguo debido a que está más extendido. Naturalmente proviene del continente americano, especialmente de algunas zonas costeras de Brasil; por ende, se desarrolla mejor en ambientes con clima mediterráneo.

 

Subir