Saltar al contenido
Escarola
Escarola

La Escarola conocida también como Achicoria o Radichea es la más consumida y conocida de la variedad de plantas de hojas verdes. Es miembro de la familia de las Asteráceas y su nombre científico es Cichorium Intybus.

Es mono raíz gruesa y de forma puntiaguda, características comunes de las plantas pertenecientes al mismo linaje. Puede llegar a medir un metro de altura, tiene vellosidad abundante, está catalogada como una hierba y es de larga vida.

Sus espigas tienen una mezcla exquisita de colores que varía entre el azul o lila y rosado o blanco, posee un único tallo del cual se desprenden numerosas ramificaciones, tiene hojas en forma de espátulas que son carnosas y de un verde profundo.

El tallo es estriado, largo y rígido, una singularidad de las flores de la Escarola es que se abren a penas le pega la luz del sol y son hermafroditas lo que la hace capaz de auto polinizarse y así reproducirse.

De ella nace un fruto pequeño de forma poligonal, cabe destacar que dos estaciones del año ocupan la floración de la Escarola, durante todo el verano y se extiende hasta el otoño.

Aunque es una planta con orígenes europeos hoy en día se puede encontrar en la mayoría de los continentes gracias a su resistencia a los climas más variados. Puede llegar a crecer de forma silvestre en suelos correctamente drenados y espacios soleados aunque no necesariamente tienen que ser suelos fértiles.

Detalles de La Escarola

Detalles de La Escarola
Detalles de La Escarola

El intenso sabor amargo de La Escarola silvestre es apetecible en la gastronomía de más alta factura en países con tradición gourmet como Grecia, Italia, España y Turquía, esta variedad es mucha más resistente que la lechuga a zonas frías, puede ser cultivada en suelos con buen drenaje no importa que sean arcillosos.

En épocas de guerra sirvió como sustituta del café, gracias a su raíz que al ser tostada era utilizada para elaborar una versión muy similar de la bebida, además la tomaban en infusión como relajante natural.

Por otro lado, las ensaladas con hojas de Escarola eran un plato requerido frecuentemente, sin embargo al madurar eran consideradas no aptas para el consumo humano por la presencia de un compuesto llamado Intibina que le da su sabor amargo característico, por eso para la gastronomía se consideraban las hojas tiernas de la planta.

Pero, antes de ser un éxito en las cocinas mundiales, La Escarola era más apreciada por sus bondades medicinales, al punto que el Rey de Los Francos, Carlomagno, por allá en la edad media, exhortaba a sus súbditos el cultivo de la planta.

Entonces, ancestralmente es utilizada y recomendada para tratar problemas de salud, por ejemplo La Escarola mejora notablemente el tránsito intestinal actuando como laxante, el funcionamiento hepático también resulta afectado positivamente con la ingesta de la planta y estimula la secreción de bilis.

Para lograr estos efectos en la salud, la planta se debe consumir en brebaje o tés, cuando se trata de problemas en la piel lo ideal es una cataplasma y claro consumirla habitualmente en ensaladas o preparaciones gourmet.

 

Las bondades de La Escarola se deben al alto contenido de vitaminas, tiene importante presencia de B1, B2, C, ácido fólico, ofrece también beta caroteno y minerales como magnesio, hierro, zinc, potasio y calcio.

Cuidados de la Escarola

Cuidados de la Escarola
Cuidados de la Escarola

 

Para disfrutar de esta planta con múltiples beneficios para la salud pero que además es un excelente acompañamiento gastronómico, tenemos las siguientes recomendaciones, ideales para tener un cultivo saludable de Escarola.

  • Es una planta que se puede sembrar durante casi todo el año, recomendable en lugares cálidos durante el otoño y en zonas con clima templando durante la primavera.
  • Lo ideal es sembrar en semilleros para luego de que la planta tenga un tamaño similar a un lápiz sea trasplantada en suelos adecuados.
  • Preferiblemente la siembra de Escarola debe ser en suelos trabajados, con tierra suelta y aireada.
  • El abono debe ser orgánico y bien descompuestos, se trata de un cultivo que exige de muchos nutrientes para ser saludable y llegar a término.
  • Se recomienda mantener el suelo suficientemente húmedo con riegos cortos pero frecuentes.
  • La cosecha puede hacerse a los 4 meses de la siembra.

Problemas frecuentes de La Escarola

En términos generales, es un cultivo que presenta pocas complicaciones, sin embargo no está demás estar atentos para prevenir algunas plagas como los pulgones y los caracoles, para combatir al primero se debe rociar el cultivo con algún tipo de insecticida. Los caracoles obligan a un trabajo manual y dedicado para eliminarlos uno a uno.

Como la mayoría de las plantaciones, ésta es susceptible al exceso de humedad, situación que puede provocar enfermedades relacionadas con los hongos, para prevenir sólo hay que tener cuidado con el riego.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *