Saltar al contenido
Fresno
Fresno

 

El Fresno es considerado como un árbol de buena suerte, de amplio follaje y gran tamaño ideal para dar sombra, descendiente de las Oleaceas , originario de Europa pero con presencia en Norteamérica y zonas con clima tropical.

Antiguas poblaciones del viejo continente creían que El Fresno alejaba las malas energías y por el contrario atraía la fortuna, de ahí su titulo de árbol de buena suerte, además era empleado por Los Romanos para la elaboración de alambradas y grandes muros.

Puede llegar a medir 20 metros de alto y termina en una copa redonda y frondosa con ramas extendidas, por eso es común observar a personas resguardándose del inclemente sol a los pies de un Fresno sobre todo durante la estación más calurosa del año.

Pertenece al género Fraxinus, es una planta conocida como trepadora, leñosa y hermafrodita, puede adaptarse perfectamente a los ambientes templados no así al calor o a las épocas de sequias extremas.

Su ramaje fino pero abundante es de un verde intenso, característica que lo hace un árbol majestuoso, de tronco fuente con corteza oscura y agrietada, de él, entre abril y mayo salen unas hermosas flores con sencillos filamentos que cuelgan y completan un ejemplar único.

Detalles del Fresno

Detalles del Fresno
Detalles del Fresno

 

La madera de este ejemplar europeo es muy requerida por carpinteros, ebanistas y herreros, la emplean en la elaboración de herramientas funcionales y artículos deportivos como hachas, raquetas, bastones, bates de criquet, bates de beisbol y bastones entre otros.

Pero además, este árbol también tiene propiedades medicinales extraordinarias y que son de alta demanda entre los homeópatas y las personas que buscan una alternativa natural para conservar la salud. Del Fresno se aprovechan para tal fin, las hojas, el fruto y la corteza, se pueden preparar en infusiones, aceites o cataplasmas para uso externo.

Los adolescentes con problemas de acné encontraran en el Fresno un gran aliado puesto que mejora esta condición además de la dermatitis, forúnculos, eccemas o heridas en la piel, además si se toma en infusión elimina la halitosis o mal aliento.

Se utiliza para regular la hipertensión arterial, tiene propiedades antiinflamatorias, expulsa parásitos del intestino, protege los vasos sanguíneos, por su carácter astringente puede aliviar las hemorroides y mejora las varices.

Es un remedio natural para depurar la sangre, alivia el malestar de gripe, facilita la cicatrización de heridas, ayuda a eliminar los cálculos renales y mejora notablemente afecciones en el sistema urinario.

Como tiene propiedades analgésicas, un té de Fresno puede calmar dolores en las articulaciones, cabeza, musculares o causados por la menstruación, en esta forma también evita el estreñimiento, protege el hígado y la vesícula biliar.

Cuidados del Fresno

Cuidados del Fresno
Cuidados del Fresno

 

Se trata de un árbol muy resistente y fácil de cultivar sin mayores protocolos, sin embargo es necesario tener en cuenta algunas recomendaciones que ayuden a su crecimiento y desarrollo para poder disfrutar de su majestuosidad, ya sea como ornamento en las calles o en cualquier otro ambiente.

  • Los suelos que prefiere El Fresno son terrenos amplios, frescos, con abundante humedad, profundos y con suficiente materia orgánica.
  • Requiere de la luz del sol para que su desarrollo sea óptimo, sin embargo no se recomienda su exposición directa a los rayos UV.
  • El riego de un Fr4esno debe ser constantes para que el suela permanezca fresco y húmedo.
  • No resiste los climas secos o con mucho calor, al contario prefiere temperaturas heladas.
  • Se multiplican por injerto o por plantación de la semilla.
  • El Fresno requiere pocos cuidados pero su nobleza lo lleva a vivir hasta años.

Problemas frecuentes del Fresno

Este árbol si es susceptible a las enfermedades causadas por plagas y hongos, ejemplo de ello es el Antrocnosis que ataca diferentes partes del Fresno, incluyendo brotes y ramas, prefiere la primavera para infectarlo y puede ocasionar que estas y otras partes se pudran hasta la muerte.

Es fácil reconocer la presencia de este hongo en los Fresno puesto que aparecen en la superficie de hojas y follaje manchas marrones.

El Ash Rust cambia por completo la apariencia normal de Fresno, se trata de un hongo que deforma hojas y el tallo y hace que nazcan frutos anaranjados brillantes que no son propios del árbol. Otro hongo es el Ash Amarillo que frena el crecimiento del Fresno, y una polilla que si bien no afecta demasiado al árbol cuando es adula, en su fase de larva puede causar un daño considerable.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *