Saltar al contenido
Hibiscus
Hibiscus

El Hibiscus, o mejor conocido como “Hibisco”, es un género de plantas muy popular, caracterizado por la variedad de flores que posee. Además, tiene muchísimos usos en el ámbito industrial, entre los que se cabe a destacar la medicinal, pues cada flor de este género contiene muchas propiedades esenciales para combatir distintas enfermedades o problemas del organismo.

Entre muchas variedades se puede destacar el Hibiscus sabdariffa, o mundialmente conocida como “Rosa de Jamaica”, la cual adquiere su popularidad al ser muy usada como infusión para preparar la famosa “Agua de Jamaica”. Por otra parte, es una planta que resalta su carácter ornamental, pues sus flores presentan características que tienden a llamar mucho la atención en el lugar donde se distribuya.

Características del Hibiscus

Características del Hibiscus
Características del Hibiscus

 

Este género comprende grandes variedades de plantas, los cuales pueden variar completamente su porte, tamaño, flores y hojas. Son presentados generalmente como arbustos pequeños, los cuales se cultivan en pleno sol o incluso en interiores. Una característica que suelen tener en común, es que sus flores tienen un período de vida sumamente corto, pues ni siquiera pueden pasar de los 2 días de vida. Sin embargo, así como se mueren fácilmente, también puede renovar nuevas flores en un período también reducido.

En cuanto al follaje, normalmente presenta hojas simples, alternas, lobuladas, con forma ovada o lanceolada, de bordes aserrados, y cuentan con tonos de verde oscuro sumamente llamativos.

Lo más atractivo que podemos presenciar en una planta de hibisco son las flores, ya que cuentan con una amplia gama de colores. Por lo general suelen ser rojas, pero también se pueden apreciar azuladas, naranjas, blancas, amarillas o moradas; ya sea en tonos puros o combinados.

Las flores suelen presentarse hermafroditas, pues presentan el gineceo y androceo en un mismo ejemplar, y su estructura tiende a ser larga, en forma de trompeta, de 5 pétalos. Además, miden de 4 a 15 centímetros, y, por si fuera poco, son muy vistosas en la planta.

Cuidados de los Hibiscus

Cuidados de los Hibiscus
Cuidados de los Hibiscus

 

Los Hibiscus son plantas consideradas para ambientes externos; sin embargo, actualmente se han visto ejemplares cultivados en interiores, aunque su frecuencia tiende a ser más baja. Son plantas exigentes de temperaturas y humedad, es decir, una mala ubicación de la misma podría ser causante de graves daños en su estructura. Es por ello, que se deben tomar en cuenta los distintos cuidados que se mencionan a continuación:

  • Su ubicación generalmente se encuentra en el exterior, ya que necesita de sol directo para poder desarrollar su hermoso porte, sin embargo, su cultivo en interiores también puede ser válido, pero sólo debemos tener en cuenta que la maceta en la cual será plantada debe tener acceso a los rayos solares, siendo recomendable ubicarle cerca de una ventana en donde se pueda proyectar perfectamente la luz solar.
  • Debido a que es una planta originaria del continente asiático y de las zonas tropicales, es necesario que la temperatura del ambiente donde se encuentre se mantenga cálida, pues no tolera los fríos ni mucho menos las heladas. Y si queremos asegurar una alta longevidad en el ejemplar, debemos considerar que la temperatura no sea inferior a los 12ºC.
  • El sustrato apto para cultivarse en maceta debe tener buen drenaje, y de la misma forma contener materia orgánica, siendo así muy recomendable abonar el terreno a finales del invierno con abono “compost”; es decir, que contenga materia orgánica.
  • Es una planta exigente de humedad, por lo que la debemos regar con frecuencia y evitar que el sustrato nunca se llegue a secar.

Usos medicinales del Hibiscus

Una de las razones por la que normalmente se tiende a cultivar un ejemplar de hibisco, es que también presenta abundantes propiedades medicinales que le permiten ser la cura de muchísimos problemas del organismo. Entre algunos de sus usos se encuentran:

  • Funciona para mejorar la digestión y procesamiento de los alimentos, por lo que se destaca que sirve para aliviar dolores abdominales e indigestiones.
  • En combinación con otras plantas como zaragatona, lino o malvavisco, funciona perfectamente para tratar los estreñimientos puntuales.
  • Es ampliamente usada como adelgazante en las dietas, pues elimina las toxinas y grasas presentes en la orina. Y, por otra parte, puede mantener estables los niveles de colesterol y triglicéridos, funcionando como un sustituto de las bebidas azucaradas.
  • Es una planta perfecta para las personas con problemas de hipertensión, ya que actúa como un diurético seguro para bajar los niveles de tensión.
  • Por su alto contenido de vitamina C, funciona perfectamente para tratar la gripe.
  • Fortalece las raíces del cabello, por lo que también dificulta la caída del mismo.
  • Se puede combinar con otras plantas en infusiones para actuar como un tranquilizante suave, logrando de esta manera conciliar el sueño.

Subir