Saltar al contenido

Hortensia común

Hortensia común
Hortensia común

Su nombre científico es Hydrangea macrophylla, pero se le conoce como “Hortensia común”. Es de las plantas ornamentales más usuales del continente europeo por sus muy llamativas flores; no obstante, es nativa del Japón, de donde se diseminó primero en Asia, para luego llegar al resto del mundo. Sus grandes coronas florales de vivos colores y sus pocos cuidados, la hace una especie ideal para la mayoría de los jardines, donde podemos deslumbrarnos con sus espectaculares flores.

Casualmente, el nombre científico significa “gran bebedora de agua”, y esto se debe a que es una planta que absorbe grandes cantidades de humedad para subsistir; lo que la hace ideal en zonas asiáticas y europeas. Se cultiva incluso en el Himalaya, donde ha sido venerada por sus típicos cambios de color en la inflorescencia. Hoy en día, existen más de 600 variedades de hortensias, así como híbridos obtenidos mediante la cruza con otras hortensias.

Además, son plantas ideales para exteriores, donde podrán mostrarnos todo su vigor e interesante floración. De igual forma, pueden adaptarse muy bien al cultivo en maceta e, incluso, en lugares cerrados e interiores, siempre que se cumplan sus requerimientos mínimos.

Detalles de la Hortensia común

Detalles de la Hortensia común
Detalles de la Hortensia común

 

La hortensia común es de hoja caduca; por ende, pierde las hojas al llegar el invierno. Su porte es arbustivo ya que se ramifica mucho desde su base y alcanza una altura máxima de 3 metros; por lo que es ideal para emplearlo como setos o divisores de jardines. Ahora bien, en condiciones normales de cultivo, se le ve con tallas inferiores al metro de longitud normalmente. En macetas, lo más usual es que tengan tallas que ronde los 40 a 50 centímetros.

Poseen hojas ovales, opuestas, dentadas y acuminadas, con una longitud variable entre los 7 y los 20 centímetros de longitud. Los bordes de las mismas son dentados, y las nervaduras son fácilmente apreciables y contrastan mucho con el color verde brillante que tienen las hojas.

Sus muy espectaculares inflorescencias están compuestas por brácteas y las propias flores. En realidad, sus flores son diminutas y apenas visibles, tienen un tamaño de apenas unos pocos milímetros. En cambio, los componentes que solemos asociar con los pétalos son las brácteas de las mismas, y, usualmente, son medianas y tienen un diámetro que puede rondar los 5 centímetros.

Siguiendo con lo mencionado anteriormente, las brácteas tienen una increíble peculiaridad y es que, dependiendo de los niveles de sulfato de aluminio y el pH del terreno, tienden a cambiar de color. Así, en suelos ácidos son azules, llegando al cobalto, cielo o a veces levemente morados; mientras que con pH alcalino se tornan rosadas o levemente rojizas. Cabe destacar que, las hortensias de flores blancas no cambian de color en base al pH del suelo. Son de las pocas plantas que almacenan aluminio.

Cuidados de la Hortensia común

Cuidados de la Hortensia común
Cuidados de la Hortensia común

 

Aunque las hortensias son plantas, en cierto sentido, rusticas y bastante resistentes, requieren de los siguientes cuidados para que nos brinden todo su esplendor:

  • El sol es importante para las plantas; sin embargo, en las hortensias, el lugar donde debamos plantarla depende del clima y la altitud donde habitemos, puesto que de habitar en zonas muy cálidas lo conveniente sería que esté en una semisombra; mientras que, en lugares fríos, debe exponerse a pleno sol.
  • Requieren de una buena humedad para prosperar. Los riegos deben ser frecuentes y generosos a fin de darle vigor, pero nunca debemos dejar que la tierra se encharque.
  • Si queremos que esté en macetas, estas deben ser de gran profundidad para permitir el correcto desarrollo de sus raíces. Asimismo, la tierra debe ser rica en materia orgánica y, en general, aceptan cualquier tipo de suelo siempre que tenga un muy buen drenaje.
  • Las podas pueden hacerse anuales y siempre con el fin de darle forma al ejemplar. Y dependiendo del uso que queramos darle a la planta, se pueden podar hasta un máximo 50 centímetros de distancia hasta el suelo.

Condiciones a considerar en el cultivo de Hortensias

Aunque la hortensia común es una planta popular, con un gran valor ornamental y de pocos cuidados, es sumamente venenosa tanto para los seres humanos como para los animales domésticos y silvestres.

Por esta razón, no es una planta muy apropiada si tenemos niños o animales cerca; por ende, se debe tener precaución. Por otro lado, el hecho de requerir altas dosis de riego, lo hace algo demandante en tiempo.

 

Subir