Saltar al contenido

Iris germanica

Iris germanica
Iris germanica

La Iris germanica, mejor conocida como “Iris” o “Lirio azul”, es una planta con flores que pertenece a la familia de las Iridáceas. Como todas las de su tipo, es una monocotiledónea; por ende, se manifiesta como una hierba con rizomas al igual que el jengibre; sin embargo, no es pariente directo de los mismos, ya que está más emparentada con los espárragos y algo más lejanamente con las orquídeas.

Sus espectaculares colores de flor la hacen una planta ideal para cultivar en exteriores y, dada su resistencia, sus cuidados son bastante mínimos. Estas flores pueden tener colores que van desde el blanco al azul (que es el más típico), pudiendo variar en tonalidades como el cobalto hasta llegar al morado. De igual forma, el peculiar diseño de sus inflorescencias, nos recuerda a sus parientes las orquídeas, puesto que la flor tiene forma algo irregular.

Características de la Iris germanica

Características de la Iris germanica
Características de la Iris germanica

 

Esta hermosa planta monocotiledónea presenta tallos subterráneos llamados rizomas, con un crecimiento en forma de tallos erectos de color verde claro con una altura en torno a los 50 centímetros.

Dispone de hojas lineales que crecen en número variable de 3 a 11 y con una longitud de unos 40 centímetros de largo por 4 centímetros de ancho. Son muy lustrosas con típica forma de espada.

Por otro lado, sus espectaculares flores poseen 3 sépalos y 3 pétalos de gran tamaño, pudiendo alcanzar los 13 centímetros de largo y los 9 de ancho. Son flores muy coloridas y vistosas con variados diseños; remotamente recuerdan a algunas orquídeas con las que comparten ancestros en común.

Propagación de la Iris germanica

Propagar esta especie es bastante sencillo en realidad, puesto que las nuevas plantas se adaptan fácilmente al terreno creciendo con mucha rapidez. Al ser una planta rizomatosa, almacena nutrientes y agua en las raíces, que es donde posteriormente salen las yemas que darán lugar a los nuevos tallos. Ahora bien, detallemos sus principales tipos de propagación:

  • Propagación por rizomas: Se corta una porción del rizoma con yemas y se entierra en un terreno fértil con suficiente humedad. Al cabo de unas semanas la planta brotará y, constantemente, producirá nuevos rizomas que se extenderán y generarán nuevas plantas que compartan el sistema de raíces.

Propagación por bulbos: También generan bulbillos en la base de los tallos, pueden separarse mecánicamente y enterrarse. Al igual que con los rizomas, produce excelentes resultados. Se cualquier forma ambos métodos generan clones de la planta.

Cuidados de la Iris germanica

Cuidados de la Iris germanica
Cuidados de la Iris germanica

 

Estas plantas son bastante resistentes a multitud de condiciones ambientales, tolerando incluso sequías y suelos pedregosos; eso sumado a su fácil propagación, la han vuelvo una especie invasora en multitud de partes del mundo. En cualquier caso, para intensificar su floración y asegurarnos de tener nuestros ejemplares de iris sanos, lo ideal sería cumplir con las siguientes condiciones:

  • Tolera bastante bien las exposiciones solares, por ende, puede situarse a pleno sol o a semisombra. Lo ideal sería que el sol le dé directamente durante la mayoría del tiempo.
  • Si bien puede adaptarse a cualquier tipo de suelo, para el correcto desarrollo de sus rizomas tiene preferencia por aquellos bien drenados y profundos, que sean levemente sueltos. Además, un buen porcentaje de materia orgánica garantiza floraciones en mayor número.
  • No es necesario abonarlas, aunque agradecerá de vez en cuando el abono líquido, especialmente el humus de lombriz.
  • No exige mucha agua, debiéndose regar moderadamente para mitigar el riesgo de encharcar. Asimismo, puede soportar las sequías por algún tiempo puesto que almacena agua y nutrientes en sus rizomas.
  • Puede podarse para eliminar los tallos ya marchitos y darle mejor espacio a los que están por brotar. La poda garantiza que las plantas crezcan en mejores condiciones y que generen flores de mayor tamaño.

Propiedades medicinales de la Iris germanica

Por si fuera poco, a pesar de su belleza, esta planta tiene propiedades medicinales gracias a la gran cantidad de compuestos químicos que posee, ya que se le atribuyen propiedades como expectorante, diurético, estomatitis e igualmente para los problemas gastrointestinales. Es por eso que es muy buena como coadyuvante en el tratamiento de las enfermedades respiratorias como los resfriados, así como para purificar y desintoxicar el cuerpo, ayudando además en el buen funcionamiento de las capacidades digestivas.

Por último, pero no menos importante, sus fragancias pueden usarse en tratamiento de aromaterapia y en cremas o ungüentos relajantes, siendo muy buenos para combatir el estrés y las afecciones nerviosas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *