Saltar al contenido
Jara
Jara

 

No es casualidad que se le conozca como el “antibiótico de la naturaleza” y es que la Jara ofrece una cantidad extraordinaria de beneficios para la salud además de tener una apariencia muy atractiva que la hace ser digna de estar en jardines o espacios públicos. Se trata de una flor con origines Mediterráneos que podemos encontrar con el nombre de Cistus.

Las Flores de Jara son hermafroditas, en ocasiones se visten de blanco con una marcha roja en sus 5 pétalos pero también tienen trajes rojos, rosados, purpuras y amarillos. Son muy atractivas y llegan a medir unos 10 centímetros. Puntiagudas de un verde intenso y un aroma semejante al bálsamo, así son las hojas de Jara.

Ahora el árbol que produce esta hermosa flor alcanza los 3 metros de alto, sus ramas más altas presentan un aspecto pegajosas por la Ládano, sustancia que desprende que hoy en día se utiliza para elaborar fijador para el cabello. El fruto es una capsula que se divide en 10 partes, se presenta de un color amarillo. La Jara tiene una gran cantidad de estambre, es decir es productora de polen lo que les resulta atractivo a las abejas de la miel y otros insectos.

El Cistus Albidus es un tipo de Jara que mide 100 centímetros de alto. Sus hojas son de color blanco y sus flores rosadas, esta variedad no posee muchas ramas y es popular para el ornato público o entre los amantes de la jardinería.

Otro tipo es el Cistus Clusii, arbusto de 1 metro de alto con hojas muy similares al Romero y flores de 5 pétalos muy pequeñas que visten de color blanco. Tiene un fruto modo cápsula. Un poco más grande es el arbusto Cistus Ladanifer que alcanza los 2.5 metros de alto, éste desprende una sustancia pegajosa que la hace lucir brillante.

Y la más pequeña de las Jaras es la Cistus Laurifolius. Con hojas llamativamente anchas y con forma ondulada mientras que las flores son pequeñas con pétalos de color blanco y su respectivo punto amarillo en el centro de éstas. Esta variedad tiene menos olor que las anteriores.

Detalles de la Jara

Detalles de la Jara
Detalles de la Jara

Se trata de una planta que se usa con fine medicinales desde siglos atrás, sus hojas y la sustancia que desprende conocida como Ládano, tienen un rol protagónico a la hora de realizar infusiones o preparaciones para aliviar dolencias y afecciones. Grandes propiedades terapéuticas contiene la Ládano en su esencia, por ejemplo se utiliza para tratamientos vinculados a problemas gástricos, mala digestión o ulceras. Pero además se recomienda para balancear el sistema nervioso y como sedante.

Nuestros antepasados tomaban infusiones de Jara para combatir infecciones gripales o un simple resfriado, la neuraminidasa es una sustancia que limita el progreso de las infecciones. Asimismo la consumían para elevar las defensas y fortalecer el sistema inmune. Posee poderes antiinflamatorios y antioxidantes también.

Los expertos han demostrado que la Jara puede ser un complemento efectivo en el combate contra el virus H5N1 o lo que es lo mismo la mundialmente conocida gripe aviar. Funciona igualmente como un antibacterial y antiviral natural y si no fuera poco con un té de Jara se evita el crecimiento de células cancerígenas.

Jarabes y comprimidos a base de Jara para la tos, son producidos por laboratorios reconocidos, para su comercialización. Esta planta se usa además para crear fragancias. Por su parte la madera es útil para hacer leña o fabricar herramientas.

Cuidados de la Jara

Cuidados de la Jara
Cuidados de la Jara

 

Con todos los beneficios y usos de la Jara, vale la pena cultivarla. Es una planta que requiere de ciertos cuidados para que progrese con todo su esplendor en espacios públicos, cultivos industriales o en el jardín de una casa las exigencias son las mismas.

  • Se recomienda sembrar Jara en suelos bien drenados. Las zonas pantanosas no la favorecen.
  • Si la siembra está expuesta a fuertes vientos, es necesario apoyar la planta con estacas.
  • El invierno es la estación ideal para podarla, se recomienda se haga luego de la floración para que crezca más frondosa.
  • Prefiere estar expuesta a los rayos del sol, sin embargo resiste bien el embate del invierno mientras no nieve.
  • Si la planta presenta un aspecto desvaído es mejor desecharla.
  • Para reproducir la planta en primavera es la época pertinente. Generalmente en eta estación del año se hace a través del trasplante. Con semillas en invierno y con brotes durante el verano.

Problemas frecuentes de la Jara

La Jara es un arbusto que se precia de tener buena salud, es poco probables que se enferme pero no está demás estar atentos por ejemplo si surge a su alrededor una rastrera de color amarillo puesto que puede parasita las raíces del Cistus. Además los brotes jóvenes pueden sufrir la embestida de pulgones o el moho gris.

 

 

Subir