Saltar al contenido
Jazmín
Jazmín

Los primeros cultivos del Jazmín se dieron en el continente asiático, espáticamente en los Himalaya de China, lugar donde en las noches el aroma de esta planta perfumaba gratamente el ambiente. Es justo ésta la característica que más resalta de la Jasminum Officinales, su aroma es más intenso en horas nocturnas.

El valor del Jazmín es más apreciado en el continente asiático, tiene gran presencia en países como Filipinas, Pakistán e Indonesia donde es nada más y nada menos que la flor nacional. Se conocen de esta plata unas 200 especies aromáticas con una simbología que enaltece la pureza y belleza femenina.

Se trata de una planta delicada, con hojas delgadas de un bonito color verde. Las flores con cinco pétalos que forman una estrella generalmente son blancas con su centro amarillo, pero puede variar su tonalidad. Puede prosperar como arbusto o enredaderas y su fama no sólo se debe a su belleza y aroma sino que también se le aprecia por sus propiedades medicinales.

Es un cultivo versátil puesto que prospera excelente en jardines y patios, incluso en macetas dispuestas en el interior de una casa. Su característica más apreciada se utiliza con frecuencia para dar aroma a productos de belleza, perfumes, químicos para limpiar y aromatizantes para vehículos y el hogar.

Detalles del Jazmín

Detalles del Jazmín
Detalles del Jazmín

 

La flor del Jazmín despide un aceite que se precia de tener poderes para aumentar el deseo sexual pero que también actúa como relajante, antiinflamatorio y antidepresivo. Asimismo una infusión a base de esta planta puede frenar la aparición de algunos tipos de cáncer. El Linalol, componente del Jazmín puede ser eficaz para relajar, atenúa el estrés y controla el estado emocional.

El olor peculiar que desprende el Jazmín se lo otorgan estos componentes; acetato de bencinol, jasmon y el indol, por ellos la planta es requerida para manufacturar fragancias consideradas afrodisíacas populares entre masajistas y centros estéticos. Pero además disminuye dolores corporales, tiene poderes analgésicos y astringentes que son apreciados por mujeres durante la menstruación o en proceso menopaúsico.

Para patologías que tienen que ver con infecciones bucales, resulta ser una excelente opción así como para calmar la tos o la ronquera, ataca complicaciones respiratorias, problemas estomacales, infecciones o una simple fiebre. En conclusión, no es sólo una flor bonita y con buen aroma, se trata sin duda de una planta útil en el campo homeópata.

Cuidados del Jazmín

Cuidados del Jazmín
Cuidados del Jazmín

 

Por todos los beneficios que ofrece, por su gran belleza y exquisito aroma, esta planta merece los cuidados necesarios para que prospere con toda su gracia. Esta tiene ciertos requerimientos básicos fáciles de cumplir.

  • Prefiere crecer en lugares con luz natural, es decir requiere del sol para desarrollar racimos hermosos y bien nutridos.
  • Se aconseja disponer el cultivo en suelos fértiles y bien drenados.
  • Soló la especie llamada Jazmines de invierno soportan las bajas temperaturas
  • Si se desea plantar en macetas, éstas deben tener orificios para que el agua pueda circular con fluidez.
  • Colocar estacas es buena opción si la planta se dobla por el peso de sus ramas.
  • Para mantenerla erguida es recomendable plantar cerca de rejas o cercas.
  • En temporadas de calor requiere que el riego sea constante. En primavera y verano al menos dos veces por semana, mientras que durante el invierno puede ser una vez cada siete días a menos que llueva diariamente.
  • Las plantas en jarrones o macetas necesitan fertilización especial con alto contenido de potasio, abono orgánico balanceado o un abono a base de algas con cenizas y algo de madera. De esta manera el Jazmín premiará con su grácil belleza y aroma inigualable.

Problemas frecuentes del Jazmín

El Jazmín en una planta delicada y por lo tanto susceptible a ser atacada por plagas y enfermedades, por ejemplo no se debe permitir que crezca maleza alrededor de este cultivo puesto que podría robarle nutrientes. Entre las plagas que arremeten contra la planta se pueden mencionar las orugas, las cantáridas, las cochinillas, barrenillo y el gorgojo por nombrar a algunos. Estos bichos atacan directamente las diminutas hojas del Jazmín devorándolas en su totalidad, cambiando por completo el aspecto delicado del cultivo. Pero además la acción de estos insectos causa debilitamiento en los tallos y las raíces.

 

 

Subir