Saltar al contenido

Monstera deliciosa

Monstera deliciosa
Monstera deliciosa

La Monstera deliciosa, o también conocida comúnmente como “Monstera” o “Costilla de Adán”, es una planta de hojas sumamente exóticas, las cuales poseen diversos orificios que les permite la entrada de corrientes de aire; por lo que demuestra ser una especie con buena rusticidad ambiental. Su nombre común deriva de la similitud que tienen las hojas con las costillas, siendo un aspecto muy atractivo del ejemplar para adornar muchísimos espacios de interiores.

Se trata de una planta de interior cuyos cuidados son relativamente fáciles, sin embargo, para mantener un porte firme, es necesario añadir un soporte en la maceta donde se encuentre, ya sea un trozo largo de madera u algún otro objeto de buena longitud.

Características de la Monstera deliciosa

Características de la Monstera deliciosa
Características de la Monstera deliciosa

 

La costilla de Adán se presenta como una planta de origen tropical, proveniente del sur de México hasta el norte de Argentina, caracterizada por sus peculiares hojas y porte sumamente alargado, la cual puede alcanzar alturas superiores a los 2 metros si se le ubica en interiores, y un aproximado de hasta 20 metros si se cultiva en el exterior.

Lo más relevante de la planta es su follaje, presentando hojas perennes de gran tamaño, pues logran alcanzar los 60 centímetros de longitud, siendo un valor sumamente grande para una planta de interior. En cuanto a su forma, son correosas y disponen de grandes orificios que les permite soportar sin problemas las corrientes de aire.

En cuanto a las flores, suelen ser grandes y cuentan con una espata, cuyo color es de tonos cremosos, siendo una estructura de la planta que casi no se toma en cuenta, pues en interiores es rara su producción.

Las flores disponen en su interior un fruto en desarrollo, y cuando se madura, se presenta como un gran cono con muchos hexágonos, los cuales tienen las semillas. Una característica que debemos tomar en cuenta es que cuando los frutos están inmaduros, suelen ser sumamente tóxicos, pero cuando alcanzan su madurez, adquieren un sabor muy rico, y es por ello que a la planta se le suele llamar “deliciosa”.

Propagación de la Monstera deliciosa

Existen muchas maneras de propagar un ejemplar de Monstera deliciosa, unas más fáciles y otras más complejas, pero siempre teniendo un crecimiento relativamente lento. Entre los métodos de propagación están:

  • Propagación por semillas: Se puede decir que es el método más complicado porque influye el factor ambiental para poder obtener las semillas. La mejor manera de conseguirlas es en su ámbito tropical, donde los frutos puedan producirse sin problemas.
  • Propagación por esquejes apicales de tallo: Simplemente se toma el esqueje deseado, se ubica en la maceta con sustrato universal, manteniéndole a una temperatura alrededor de los 25ºC, y se le aplican nebulizaciones para luego obtener un enraizamiento en un período de 4 a 6 semanas.
  • Propagación por esqueje de nudo: Se pueden tomar los esquejes independientemente si tenga hojas o carezca de las mismas, teniendo en cuenta que el proceso de crecimiento es sumamente lento.
  • Propagación in vitro: Normalmente se aplica este método para tener mejores resultados en la planta, ya sea más compactas y con un considerable tamaño; pero a su vez podría decirse que es mucho más laborioso.

Cuidados de la Monstera deliciosa

Cuidados de la Monstera deliciosa
Cuidados de la Monstera deliciosa

 

Debido a que es una planta de origen tropical, se puede asociar sus cuidados con las altas temperaturas y una relativa humedad, siendo una planta perfecta para el interior de muchos hogares. Debemos tomar en consideración diversos factores ambientales para prolongar la vida del ejemplar, y es por eso que se recomiendan los siguientes cuidados:

  • Al momento de plantar un ejemplar de Monstera deliciosa, la temperatura debe ser muy cálida, teniendo como límite los 40ºC, y, además, tenemos que descartar las frías heladas, pues no las suele tolerar en lo absoluto.
  • Como toda planta de interiores, necesita de suficiente iluminación para poder mantener la belleza de su estructura, pero siempre alejándola de los rayos solares directos, pues podría causar quemaduras en su follaje.
  • Es una planta que puede crecer en cualquier tipo de suelo, siempre y cuando tenga suficiente humedad, siendo recomendable regar la planta al menos 1 vez por semana en la temporada de verano; mientras que en invierno habrá que esperar cada 2 semanas.
  • Otro dato que debemos tomar en cuenta, es que no tolera los encharcamientos, ya que estos podrían causar severos daños en sus hojas inferiores, siendo recomendable regar el sustrato una vez que se haya secado en su totalidad.
  • Un último factor que podríamos considerar en la planta, es abonarla al menos 1 vez al mes, y se podrían descartar las pulverizaciones, pues suele tolerar muy bien los ambientes secos.

 

Subir