Saltar al contenido

Nephrolepis cordifolia

Nephrolepis cordifolia
Nephrolepis cordifolia

La Nephrolepis cordifolia es una planta nativa del Sudeste Asiático y Australia, conocida como un tipo de Helecho, la cual se caracteriza principalmente por la ausencia de flores, frutos e incluso semillas, por lo que su método de propagación tiende a ser algo más laboriosa y difícil para principiantes. Cumple una excelente labor como planta de interiores, ya que se adapta muy bien a los lugares sombríos y no requiere de mucha cantidad de luz.

En su área de origen, en las zonas tropicales, suele actuar como una planta invasora. Sin embargo, en lugares ajenos a su distribución, se puede apreciar como una planta de interiores en macetas, la cual es capaz de ofrecer un toque más elegante y exótico en donde podamos ubicarle.

Características de la Nephrolepis cordifolia

Características de la Nephrolepis cordifolia
Características de la Nephrolepis cordifolia

 

Debido a la ausencia de flores, frutos y semillas, sólo podremos apreciar en la planta unas hermosas y alargadas hojas, que proyectan una altura total con medidas de hasta 80 centímetros, en donde se presentan frondas bien desarrolladas, de textura escamosa que suelen ser de color pardo o rojizo.

Los frondes son de gran tamaño y pinnados. Miden entre 25 y 90 centímetros de largo por apenas de 3 a 7 centímetros de ancho, de pecíolo ligeramente escamoso y pequeñas pinnas de 1 a 3 centímetros de largo por 0,5 a 0,9 centímetros de ancho. Se presentan de forma oblonga o lanceoladas, con un porte firme o ligeramente curvado, siendo a su vez de color verde intenso.

Por otra parte, se trata de una planta de crecimiento rápido, por lo que podemos cultivar muchas especies a la vez en poco tiempo y, además, se mantienen muy bien en macetas colgantes.

Propagación de la Nephrolepis cordifolia

Desde hace muchos años, la propagación del helecho ha sido una labor que pocos sabían realizar, y en 1850 se descubrió que el método de multiplicación se basaba en las esporas, pues la planta carece de semillas que posteriormente puedan germinar.

En la actualidad, se ha aplicado la división de la planta para poder obtener nuevos ejemplares, pues el método de las esporas resulta ser más laborioso y no cualquier jardinero podía realizarlo. A continuación, se explican ambas maneras de propagación:

  • Propagación por esporas: Primeramente, se deben raspar las hojas del helecho que contengan las esporas, las cuales se deben contener en una hoja. Seguidamente, se ubican en una caja con sustrato de páramo y material turboso, para luego aplicarle su merecido riego y ser tapadas con una hoja de plástico trasparente o placa de vidrio, manteniéndose a una temperatura de 20 y 23ºC. En un lapso de 2 a 3 meses empezarán a nacer los primeros ejemplares.
  • Propagación por división de planta: Es un método sumamente fácil en comparación a las esporas, la cual se puede aplicar en un lapso de cada 3 años. Simplemente debemos sacar al ejemplar de su respectiva maceta, dividir con nuestras manos el sustrato que las mantenga, y percatarse de que cada división tenga por lo mínimo 2 pares de yemas. Seguidamente, los ubicamos en macetas diferentes, y ya habríamos cumplido con su multiplicación por división de plantas.

Cuidados de la Nephrolepis cordifolia

Cuidados de la Nephrolepis cordifolia
Cuidados de la Nephrolepis cordifolia

 

Es una especie muy reconocida por ser de las más robustas con respecto a otras de su mismo género, siendo un motivo por el que puede mantenerse durante mucho tiempo en los espacios de interiores. No obstante, un descuido de la misma puede ocasionar que podamos perder a nuestro ejemplar, por lo que se recomienda seguir a la par los siguientes cuidados:

  • Se recomienda colocar a la planta en una zona con buena ventilación, pero sin fuertes corrientes, y, además, ofrecerle una cantidad moderada de iluminación.
  • Normalmente suele crecer en suelos ácidos y frescos, aunque puede crecer en una amplia gama de terrenos siempre y cuando haya acceso a la humedad.
  • Es conveniente regar al ejemplar de forma abundante, manteniendo un sustrato húmedo, pero sin producir encharcamientos.
  • Debemos encontrar una zona con el clima apto para su desarrollo, por lo que se recomienda ubicarle en lugares con temperaturas que se mantengan alrededor de los 18ºC.
  • Es recomendable aplicar pulverizaciones con un spray en las hojas del helecho, pues así se mantienen más húmedas y, a su vez, presenciaran una frescura que les permitirá seguir proyectando ese diseño tan elegante que tanto podemos apreciar.
  • Por ser una planta de crecimiento rápido, podremos notar que en varias ocasiones su tamaño será muy excesivo para la maceta en donde se encuentre, así que se puede optar por realizar un trasplante a una maceta de mayor tamaño.
  • En cuanto a la poda, no es una especie que suela requerir de ello, aunque se puede optar por eliminar las hojas dañadas que normalmente son las que llevan más tiempo en el ejemplar.

 

Subir