Saltar al contenido
Pasiflora
Pasiflora

Como Pasiflora se conoce una planta trepadora perteneciente al género Passiflora que da un fruto muy jugoso y delicioso y una hermosa flor de pétalos violeta.

Su nombre científico es Passiflora incarnata y se refiere a las palabras en latín “passio”, que significa “pasión” y “floris” que significa “flor”. Sus nombres más populares son pasiflora, granadilla, pasionaria, maracuyá, parchita y flor de la Pasión.

Uno de los mayores atractivos de la pasiflora es su inflorescencia, conformada por unas bellas flores de colores violeta o rojos, por lo que suele sembrarse en muchos jardines para embellecerlos.

Además da una deliciosa fruta de forma ovoide, llena de semillas que flotan en un jugo espeso muy usado para elaborar jugos y mermeladas.

Se conoce que fue el botánico español Nicolás Monardes quien descubrió esta planta en1569 en Perú, quedando fascinado por el aspecto de sus flores. Monardes la bautizó como “Flor de las Cinco Llagas” o “Flor del Sufrimiento” por el color violeta y rojizo de sus pétalos, que le recordaban el calvario de Cristo en la pasión y crucifixión.

De hecho, Monardes relacionó cada parte de esta flor con uno de los elementos de la pasión de Jesús. La corona de espinas se simboliza en los filamentos de la corola mientras que su hoja asemeja la lanza del soldado romano que atravesó el pecho de Jesús.

Los zarzillos se identificaron con los latigazos que sufrió Jesucristo y las cinco anteras de la flor las vinculó con las heridas en su cuerpo, mientras que los tres estigmas representaron para él los clavos de la cruz.

Finalmente, en sus cinco pétalos y cinco sépalos de la flor quedaron simbolizados los diez apóstoles más fieles y cercanos a Jesús.

Crece principalmente en Suramérica y Centroamérica, pero también también se cultiva con éxito en algunas zonas cálidas de América del Norte. Sus semillas fueron llevadas también Asia, Oceanía y el Africa tropical, donde se cultivan algunas variedades.

Los europeos llevaron semillas a España, donde hoy crece en forma silvestre en regiones cálidas del sur de ese país.

Detalles de la Pasiflora

Detalles de la Pasiflora
Detalles de la Pasiflora

 

La pasiflora puede llegar a los 10 metros de altura, siempre y cuando consiga un buen soporte al cual ir trepando mientras crece.

Sus hojas tienen forma de palma, fragmentadas en finos óvalos. En las variedades trepadoras tienen zarcillos que ayudan a la planta a fijarse a paredes y rocas para sostenerse.

Su inflorescencia está conformada por grandes flores aromáticas de color blanquecino o rojo, con filamentos púrpura y cinco pétalos. Los sépalos y estambres se ubican en el interior de la flor y encima de estos se encuentran varios estigmas de color amarillo o verde.

Florece por largo tiempo, desde el final de la primera hasta llegar al principio del otoño. Cada flor puede llegar a medir 13 centímetros de diámetro y son hemafroditas.

El fruto de la pasiflora es ovalado y de piel verde y brillante, que cambia a color amarillo al madurar.

La pulpa de este fruto es muy jugosa y comestible. En su se encuentran numerosas semillas de color negro y consistencia gelatinosa.

Este fruto se utiliza muchísimo para elaborar jugos, mermeladas, licores y postres de todo tipo.

Cuidados de la Pasiflora

Cuidados de la Pasiflora
Cuidados de la Pasiflora

 

Puede cultivarse con mucha facilidad y requiere un cuidado moderado. Se debe sembrar en zonas cálidas con temperaturas entre los 18 y 30 grados centígrados. No soportan bien el frío ni las heladas.

Las plantas deben estar aisladas del excesivo viento y aunque prefieren el aire con humedad superior al 70 por ciento, sus raíces son vulnerables al exceso de agua.

Por esta razón, el riego tiene que ser suficiente para mantener el suelo o sustrato húmedo, pero sin llegar a encharcarlo. En países con 4 estaciones debe regarse regularmente en primavera y verano y moderadamente en otoño e invierno.

Durante primavera y verano debe abonarse con abono líquido. Los aportes de nitrógeno ayudarán a crecer más hojas, mientras que los de potasio favorecen el crecimiento de las flores.

Bien abonada y regada, esta planta puede dar flores durante todo el año en las zonas tropicales y subtropicales.

Si se quiere podar, es mejor hacerlo en primavera, cortando las ramas hasta unos 10 centímetros de su base. Las herramientas deben esterilizarse antes de usarlas en otra pasiflora.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *