Saltar al contenido

Physalis peruviana y Physalis alquequenje

La Physalis peruviana y Physalis alquequenje, son plantas herbáceas que pertenecen a la familia de las Solanáceas y a pesar de tener un desarrollo arbustivo, son similares a las plantas de tomate, papa y tabaco. En este género se encuentran incluidas más de cien especies, donde algunas son comestibles y otras solamente ornamentales.

La Physlis alquequenje es una planta que se destaca por ser comestible que brinda muchas cualidades favorecedoras, esta fruta proviene de las zonas cálidas de Sudamérica y a su vez incluida en Europa después del descubrimiento de América.

Physalis peruviana
Physalis peruviana

Características de la Physalis peruviana y Physalis alquequenje

Entre sus características más importantes se encuentran:

  • Es un elemento ideal para decorar postres y ensaladas.
  • Contiene una importante cantidad de hidratos de carbono, proteínas, bajo valor calórico, pectina, ácidos orgánicos, taninos y vitaminas A, C y todas las del grupo B.
  • Con ella se pueden preparar ricas mermeladas, compotas y diferentes postres.
  • También se pueden preparar helados, tartas, guisos, salsas y puede combinar muy bien con el chocolate.
  • Su envoltorio se puede utilizar para decorar todo tipo de platos.

Descripción de la Physalis peruviana y Physalis alquequeje

  • Es una hierba perenne con base lignificada, pubescente y con pelos simples.
  • Posee tallos ramificados en la parte inferior que ascienden a una altura de aproximadamente 1 metro.
  • Las hojas son aterciopeladas al tacto, con forma ovada y ondulada.
  • Sus flores son pequeñas, de color blanco y son hermafroditas.
  • Lo más interesante de esta fruta es su fruto, debido a sus grandes beneficios, se encuentran envueltos en un cáliz de color rojo parecido a un farolillo. Es una baya globosa y lisa con un alto contenido de semillas.

Usos medicinales de la Physalis peruviana y Physalis alquequenje

Es una planta que contiene muchas propiedades y se emplea en importantes usos terapéuticos, algunos de ellos son:

  • Ayuda a purificar la sangre.
  • Alivia los problemas bronquiales y de asma.
  • Combate la amibiasis.
  • Debido a sus propiedades digestivas, ayuda a prevenir el cáncer de estómago, páncreas e intestinos.
  • Favorece la cicatrización de las heridas.
  • Tonifica el nervio óptico.
  • Fortalece el sistema inmunológico.
  • Ayuda a neutralizar los radicales libres del organismo, ya que contiene antioxidantes.
  • Disminuye los cólicos menstruales
  • Mejora los síntomas menopaúsicos.
  • Contiene una sustancia parecida a la insulina, por lo tanto, se recomienda para la diabetes.

Cuidados de la Physalis peruviana y Physalis alquequenje

Estos son algunos de los cuidados básicos de la Physalis peruviana y Physalis alquequenje:

  • Esta planta herbácea es perenne al invierno, mientras no sea tan frío. Es de fácil cultivo y se usa para formar macizos en los jardines o también en macetas para los balcones y terrazas.
  • Deben estar expuestas en lugares que tengan sombra, especialmente en las temporadas de veranos muy cálidos, pueden llegar a resistir el frío mientras que no tenga bajas temperaturas excesivas.
  • Se tienen que colocar en suelos frescos, que tengan buen drenaje y mucha materia orgánica.
  • Durante el verano es conveniente regarla constantemente y en el resto del año con menos intensidad.
  • Para podarla se recomienda la época de otoño, solo se le deben cortar un poco los tallos.
  • Tiene el privilegio de no ser afectada por plagas ni por enfermedades que causan problemas en los jardines.
  • Se multiplica cuando se siembran las semillas al finalizar el invierno y también por medio de la división de matas.

Cultivo de la Physalis peruviana y Physalis alquequeje

Para realizar un buen cultivo, se recomienda tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

El clima

Como ya lo mencionamos anteriormente, es una planta que se adapta al frío, pero se mantiene mejor en climas cálidos, por lo tanto, se aconseja protegerla en invierno.

El suelo

Se puede adaptar a cualquier tipo de suelo, mientras que este contenga materia orgánica suficiente. No es tolerante a los charcos, por lo tanto, debe tener un buen drenaje, una opción es colocarle piedras.

El riego

Es importante que se mantenga húmeda, se puede regar al menos 3 o 4 veces por semana sin saturarla de agua.

Entutorado

Como puede llegar a crecer 1 metro de altura, se le puede colocar un tutor para que la planta se mantenga erguida, especialmente cuando se carga de frutos.

Los frutos

Sus frutos están protegidos por una membrana de color verde cuando aún no han madurado, a medida que van madurando se van poniendo de color amarillo y es cuando están listos para ser cosechados.

Cuidados de la Physalis peruviana
Cuidados de la Physalis peruviana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *