Saltar al contenido
Saúco
Saúco

 

El Saúco, es un arbusto de larga tradición medicinal, pero con vinculaciones religiosas. Es conocido también con el nombre de Flauta, puesto que sus ramas bien adecuadas eran utilizadas en tiempos remotos para fabricar el instrumento musical de forma rudimentaria.

Con mayor presencia en Europa, América del Sur y Oceanía, específicamente en regiones con climas subtropicales y templados, El Saúco es descendiente de las Adoxáceas, tiene al menos 30 especies diferentes pero es el Sambucus Nigra o Saúco Negro el que tiene mayor demanda.

Nuestro arbusto objeto de estudio, es frecuentemente confundido con el Sauquillo que produce un fruto similar pero con un alto grado de toxicidad, la forma de diferenciar uno del otro es que El Saúco es un árbol o arbusto de 10 metros y su similar es una hierba que llega a medir 2 metros de altura.

Posee numerosas ramificaciones con un poderoso tallo en tono marrón, tiene una característica que lo destaca de los demás árboles y es que presenta dos cortezas, se puede observar fácilmente al rasgar superficialmente la primera capa del tallo. Es de hojas pequeñas con bordes aserrados en un color verde intenso.

Las flores del Saúco se asoman brindando un interesante aroma, tiene pétalos, al menos 5 en una atractiva forma de estrella y de un apacible color crema, entre agosto y septiembre aparecen los frutos, jugosos lo que se aprovecha en la gastronomía para preparar dulces y salsa. Crecen en grupos de bayas, verdes al principio y al madurar cambia su tonalidad a rojo.

Detalles del Saúco

Detalles del Saúco
Detalles del Saúco

 

Cabe destacar que los frutos inmaduros, el tallo y las hojas del Saúco tienen un alto grado de toxicidad por lo tanto no pueden ser empleados como opciones medicinales, por el contrario los frutos ya maduros y las flores si son aptas para tal uso.

Con las flores, por ejemplo, se realizan infusiones que son recomendadas para aliviar afecciones respiratorias, además es un potencial y eficaz antifebril por su importante acción sudorífica.

Son recomendadas para tratar infecciones renales, ayuda a eliminar cálculos y es ideal para enmendar la inflamación en este importante órgano, además como diurético natural, calma la retención de líquido y de sodio.

Tiene cualidades antiinflamatorio y de analgésico, este último es efectivo para tratar la migraña, cefaleas e inflamaciones con presencia de mucho dolor, un té aromático con las flores de Saúco es un gran acompañante para cenas y almuerzos por su acción digestiva.

Por otro parte, los frutos ya maduros y sin las semillas, tienen un alto potencial vitamínico (A y C), con presencia de azucares y ácido cítrico, con ellas se preparan jarabes que actúan como un laxante natural.

Se trata de un árbol versátil, por ejemplo la madera es empleada para la construcción de implementos agrícolas, los ebanistas la prefieren por su elasticidad y fuerza, incluso hay quienes creen que posee poderes mágicos religiosos y que al colocar una hoja detrás de la puerta de la casa se revocan encantamientos.

En las flores y las bayas del Saúco se encuentran los principios activos como Flavonoides, Glucósido Cianogenetico, Taninos, ácidos orgánicos, azúcar, vitamina C y aceites esenciales.

Los niños menores de 12 años y las mujeres embarazadas deben evitar consumirlo, en cualquiera de sus presentaciones, es totalmente contraindicado su uso médico para los alérgicos a los principios del Saúco.

Cuidados del Saúco

Cuidados del Saúco
Cuidados del Saúco

 

Para disfrutar de un cultivo saludable de Saúco con múltiples beneficios para la salud, tenemos las siguientes recomendaciones, fáciles de cumplir y que agradecerá la planta creciendo hermosa y robusta.

  • Como es una planta de climas templados y subtropicales, prefieren ser plantada a orillas de afluentes, con abundante humedad pero bien drenados, si es un suelo profundo es mucho mejor para el desarrollo del Saúco.
  • Es justo sembrarlos en zonas con suficiente luz solar.
  • Para multiplicarlos, sólo se toma una rama se planta en un suelo apto y se riega abundantemente. Si es a través de las semillas, ésta se introduce en la tierra y se riega suficientemente, si es durante el verano será positivo su zafra en primavera.
  • La poda ayuda a que El Saúco se desarrolle de forma óptima, por lo que se recomienda hacerla eventualmente.

Problemas frecuentes del Saúco

Se trata de un arbusto que pocas veces es molestado por plagas o enfermedades, sin embargo no está exento de ellas, aunque no de carácter grave. Entre ellas la llamada Mancha de la Hoja, ataca directamente la baya de la planta y se distingue por la aparición de manchas en éstas. Este hongo se trasmite a través del agua contaminada, y puede causar que las hojas caigan prematuramente o secar la planta.

Puede evitarse sembrando el arbusto con mucho espacio alrededor para que circule el aire y el agua no se empoce. Para eliminar el hongo rociar el cultivo con fungicidas. Otro hongo que puede atacar al Saúco es el Oidio, básicamente recubre de un polvo blanco la parte superior de la planta.

Se trata de una enfermedad poco estética pero que no genera mayor riesgo para el cultivo, lo ideal es retirar las partes afectadas y rociar con fungicidas para evitar que se desarrolle nuevamente.

 

 

 

 

 

Subir