Saltar al contenido

Sorbus aria

Sorbus aria
Sorbus aria

También conocido como mostajo (castellano), moixera (catalán), hostazuria (euskera), raña y sorba (gallego). Es una especie de planta perteneciente a la familia de las rosáceas, nativas de Europa, cuyos diversos usos por parte del ser humano lo hacen un ejemplar apreciado.

Conoce al sorbus aria

Esta especie posee una hermosa y amplia copa redondeada con buena densidad de follaje, por lo que aporta una sombra muy apreciable en tiempos veraniegos. El color plateado de sus hojas, madera blanca y frutos rojos lo convierten en una especie singular que se aprecia mucho en jardines como ornamental; aunque no suele ser plantado para tal fin. A su vez, esta especie tiene múltiples propiedades para el ser humano bien sea por su madera, frutos o por sus características ecológicas.

Detalles del sorbus aria

Es un árbol caducifolio que puede llegar a alcanzar los 25 metros de altura; sin embargo, lo común es que ronde los 15 metros. Posee ramillas con vellosidades y una corteza normalmente grisácea que se agrieta mientras más edad tenga el espécimen.

Tiene hojas alternas con formas ovaladas, redondeadas u ovalado-lanceoladas con un tamaño comprendido entre los 4 y 12 centímetros de largo y de 2 a 9 centímetros de ancho. Son aserradas y, en ocasiones, poseen lóbulos o algunos picos. Si bien el color de las hojas es verde por el haz, en el envés posee un color plateado por la gran cantidad de vellosidades que posee; tales vellosidades le otorgan una textura aterciopelada.

Presenta inflorescencias de color blanco y muy vistosas. Es común verle creciendo en pequeños grupos juntos, se generan en la primavera o principios del verano, y crecen en largos pedúnculos. En promedio, cada flor mide unos 8 milímetros de largo.

Tras ser polinizadas por acción del viento o por insectos himenópteros del género Apis, se generan los frutos. Estos son de tipo pomo con un tamaño de hasta 17 milímetros de largo por 15 de ancho. Globosos con forma levemente ovaladas y con un color rojo intenso al madurar. Se destaca que tales frutos son una importante fuente de alimento para muchas especies de animales, especialmente aves o ciervos.

Sobre su ecología

Se le encuentra en claros y en bordes de los bosques ya que requiere de intensa iluminación para crecer. Normalmente, se asocia con robles y encinas, así como con pinares húmedos. También es muy común en zonas montañosas y de altura, aunque mientras mayor sea la altitud se caracteriza por disminuir su tamaño notoriamente. De igual forma, es una especie muy resistente a la sequía y a las condiciones invernales, pudiendo soportar mucho frío.

Cabe destacar que, es indiferente al tipo de sustrato y aunque es posible verle creciendo desde el nivel del mar, prefiere crecer en altitudes sobre los 500 metros, llegando hasta los 2500 en algunas zonas.

Por otra parte, esta especie se propaga mediante sus semillas que, tras encontrar condiciones óptimas, estas germinan produciendo un nuevo ejemplar. Por lo general, las aves son las encargadas de dispersarlas. Es posible a su vez verle rebrotando de cepa, especialmente en aquellos individuos viejos o heridos.

Situación geológica del mostajo

Situación geológica del mostajo
Situación geológica del mostajo

 

Nativa de Eurasia, alcanza a crecer incluso en el Himalaya y en prácticamente la totalidad del continente europeo. También crece en el norte de áfrica donde llega hasta las montañas atlas. En la Península Ibérica, es posible apreciarlo mejor en la parte norte, desapareciendo casi por completo en el suroeste. En territorio español, se puede apreciar con mayor abundancia en la parte norte y este.

Datos curiosos del mostajo

Es una excelente especie empleada como ornamental por tener un follaje de colores que resaltan el plateado, una madera de color blanco o con tonos rojos, inflorescencias blancas y muy vistosas, así como unos frutos rojos muy fáciles de distinguir. También aporta muy buena sombra, y, sus dimensiones pequeñas a medianas, lo hace una excelente especie para parques y grandes jardines. El uso ecológico de esta especie también es muy apreciable, ya que contribuye a la recuperación de los suelos.

Además, la madera del mostajo es muy apreciada en trabajos de carpintería y en artesanías. Es dura, normalmente de color blanco, que a veces tiene tonos rojos. Produce una leña de excelente calidad. Por su uso maderable también se ha fomentado la plantación de la especie.

Finalmente, sus frutos son comestibles, pero, curiosamente, ingerir los frutos inmaduros genera estreñimiento; en cambio, consumirlos maduros produce efectos laxantes.

 

Subir