Saltar al contenido

Sorbus aucuparia

Sorbus aucuparia
Sorbus aucuparia

También conocido como serbal de cazadores (castellano), moixera de gilla (catalán), otsalizarra (euskera) y cornabois, escornabois (gallego). Es una planta perteneciente a la familia botánica de las rosáceas, específicamente del grupo de los servales, que es muy conocida en Eurasia por sus rasgos fácilmente distinguibles.

Conoce al sorbus aucuparia

Tiene una talla entre pequeña a mediana que, conforme vaya creciendo a mayor altura, disminuye. Presenta una copa densa que proporciona una sombra confortable en tiempos de calor. Su porte normalmente recto, hojas compuestas de color vivo e inflorescencias con frutos muy vistosos, lo hacen una excelente especie para ser plantada como ornamental, ya que otorga un toque natural, rústico y colores al jardín o parque. A su vez, es una planta resistente a muchos factores.

Detalles del sorbus aucuparia

Este árbol es caducifolio con un porte generalmente mediano que ronda los 20 metros; sin embargo, en zonas altas rara vez pasa de 12 a 15 metros. Cuenta con un tronco recto de corteza marrón clara o grisácea, usualmente agrietada. Los brotes tiernos contienen vellosidades típicas.

Sus hojas son compuestas, terminando en una punta impar. Son entonces, imparipinnadas, alargadas y con el borde aserrado. Usualmente, contienen de 11 a 15 foliolos con un largo de hasta 9 centímetros cada uno.

Las flores del serbal de cazadores son hermafroditas y de color blanco apreciable, crecen en grandes grupos y son muy fragantes. Los grupos pueden tener más de 250 flores con el tamaño total de la inflorescencia hasta en 15 centímetros.

Tras ser polinizadas por el viento o por abejas, producen los frutos, que son pequeños pomos de color rojo, globosos y con un diámetro oscilante entre 4 a 8 milímetros. Los frutos se quedan en el árbol una vez se han caído las hojas en el invierno, por lo que se destaca que son una importante fuente de alimentación de aves, especialmente de los mirlos.

Sobre su ecología

Es posible apreciarlo en zonas montañosas formando bosques y arboledas, así como en claros en compañía de abetos, robles, encinas y hayas. También es muy común en laderas frescas y en margen de los ríos. Le gusta la humedad; sin embargo, tiene una notable resistencia a condiciones de sequía, calor y de frío.

En general, es muy robusto y crece en prácticamente todos los tipos de suelos, incluso los calcáreos; sin embargo, prefiere aquellos desprovistos de cal. Usualmente, se le ve en zonas pedregosas tolerando altitudes increíbles, de hasta 2300 metros de altitud, ya que tiene una excelente resistencia al frío.

Respecto a su propagación, se da mediante las semillas que, tras ser diseminadas por pájaros y encontrar un lugar óptimo, germinan. Sin embargo, requiere de una estratificación en frío por varios meses, pudiendo tardar un año en germinar, produciendo un nuevo ejemplar de rápido crecimiento en sus primeros años. También rebrota muy bien de cepa ya que tiene un gran sistema de raíces; esto lo hace una especie vital para la contención de suelos.

Situación geológica del serbal de cazadores

Situación geológica del serbal de cazadores
Situación geológica del serbal de cazadores

 

Como especie es nativa de Eurasia, encontrándose disperso en casi todo el continente, incluso en Groenlandia. Sin embargo, es más común en Europa y en Asia occidental. Mientras que en la Península Ibérica es más común en el norte, desapareciendo en zonas sureñas.

Datos curiosos del serbal de cazadores

Debido a sus hojas de color intenso, flores blancas en racimos y frutos rojos colgantes, es una excelente especie para plantar como ornamental, ya que es muy vistoso y provee de una buena sombra en general. Aparte requiere de mínimos cuidados debido a su robustez, creciendo con buena rapidez.

Aparte de ornamental también tiene usos medicinales, pues las hojas eran empleadas en tiempos antiguos para causar estreñimientos. Igualmente, sus frutos son comestibles y con un buen contenido de vitamina C. Cabe destacar que, poseen un buen sustituto para los azucares en diabéticos y que, en zonas rurales, se los consume en mermeladas y hasta se elaboran licores con ellos.

Las ramas se usan es cestería, aunque de menor calidad que la de los sauces. Con las cortezas se curten pieles por ser ricas en taninos. Respecto a la madera, es resistente por lo que se usaba para fabricar ejes en carros antiguos. Finalmente, el nombre científico de la especie viene del nombre común de los serbales para los romanos, mientras que “aucuparia” significa literalmente “cazar pájaros”, esto se debe a que sus frutos eran usados como cebos para atraer las aves.

 

Subir