Saltar al contenido

Sorbus torminalis

Sorbus torminalis
Sorbus torminalis

También conocido como mostajo, peral de monte (castellano), moixera de pastor (catalán), basa-gurbea (euskera) y sorveira (gall.). Es una especie de serbal o mostajo perteneciente a la familia de las Rosáceas.

Conoce al sorbus torminalis

Este árbol suele presentarse como un ejemplar de tamaño mediano, aunque algunos ejemplares de zonas montañosas se presentan como arbustos grandes. Por lo general, cuenta con un porte robusto y muy apreciable con una densidad de follaje bastante generosa, razón por la que produce una buena sombra muy valorada en tiempos de veranos. Se le planta como árbol de sombra en jardines grandes, así como en calles y parques. No obstante, la especie se considera silvestre y suelen preferirse otros servales más conocidos de su género.

Detalles del sorbus torminalis

Es un árbol caducifolio que suele alcanzar los 20 metros de altura; sin embargo, se han visto ejemplares de más de 25 metros. Su tronco es erecto, con una corteza parda o de colores grises, mientras que sus ramas jóvenes son de color rojo y carente de vellosidades.

Por otra parte, presenta hojas alternas, simples con el margen aserrado, un pecíolo bastante largo y cuenta con 3 lóbulos bien diferenciados. Casualmente, las hojas son de longitud y anchura similar, ya que el tamaño oscila entre los 5 y 12 centímetros. Por lo general, tienen el envés con pocas vellosidades y de color opaco o levemente gris; en cambio, el haz es de color verde vivo y sin pelusillas.

La floración se da entre abril y julio y consiste en multitud de pequeñísimas flores blancas, hermafroditas y muy vistosas. Tras ser polinizadas, producen unos frutos pequeños de color pardo. Estos frutos, son levemente globosos y algo carnosos; el tamaño es similar al de un hueso de aceituna ya que tienen forma ovalada; y son muy apreciados por las aves y ardillas, así como jabalíes.

Sobre su ecología

Se le ve creciendo en orlas y en claros de bosques formando arboledas, o en asociación con otras especies como las encinas, quejigos, robles, castaños y álamos; siempre que tenga acceso a suficiente humedad para su correcto desarrollo. A su vez, está presente en los bordes de los ríos y, a veces, en valles. Requiere de buena iluminación para su crecimiento.

Puede crecer en cualquier tipo de suelo, no afectándole en lo absoluto las diferencias de pH del terreno; sin embargo, le sientan mejor aquellos frescos y húmedos lejos de zonas con heladas fuertes, tolerando a su vez altitudes entre el nivel del mar y los 1300 metros aproximadamente.

Respecto a su propagación, se da mediante sus semillas. Normalmente son las aves como los mirlos, aquellos organismos encargados de la dispersión de la especie al ingerir los frutos y, posteriormente, excretar las semillas; las cuales germinan al encontrar un lugar con suficiente humedad. Ahora bien, aunque es una especie que tolera bastante bien los veranos y los inviernos suaves, le perjudican las sequías excesivas y los inviernos fuertes, aunque algunos ejemplares se han adaptado a lugares fríos. En general, se le puede considerar una especie algo robusta con una expectativa de vida variable, pudiendo sobrepasar un centenar de años.

Situación geológica del peral de monte

Situación geológica del peral de monte
Situación geológica del peral de monte

 

Es una especie nativa de la cuenca mediterránea, observándose en algunas zonas de la Península Arábiga como en Siria, y en el norte de África, evitando el norte europeo. En la Península Ibérica, la especie está presente en casi todo el territorio menos en el suroeste; sin embargo, es una especie poco abundante pero presente en casi todas las zonas.

Datos curiosos del peral de monte

Se emplea como ornamental por su porte mediano y bajos requerimientos de cultivo. Asimismo, sus frutos solían ser altamente consumidos en países del centro de Europa cómo Alemania, donde a veces se le puede observar en ventas de frutas, pues son de sabor dulce y muy apreciados en gastronomía.

Respecto a su madera, esta era muy apreciada en trabajos de tornería y en la fabricación de aquellas piezas que están expuestas al rozamiento continuo, dada la resistencia de la misma. De igual manera, se emplea en la fabricación de partes de mangos de herramientas.

Ya para culminar, el nombre científico “Sorbus tominalis” viene del nombre romano para el serbal y el mostajo, así como su madera. Mientras que el epíteto específico de la especie viene de la cura para la disentería. Esto último, debido que sus frutos eran empleados en la antigüedad para curar tal enfermedad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *