Saltar al contenido

Syngonium podophyllum

Syngonium podophyllum
Syngonium podophyllum

La planta Syngonium podophyllum, conocida comúnmente como “Singonio”, es una planta de origen americano, caracterizada por sus hermosas hojas de tonos blanquecinos, siendo un ejemplar perfecto para ser cultivado en espacios de interiores.

Es una planta de tipo trepadora, por lo que en su lugar de origen se le puede apreciar enredada en otros árboles, como por ejemplo el bambú; no obstante, cuando se cultiva en macetas para ser distribuida en interiores, su altura tiende a ser muy inferior, pero su porte se vuelve más compacto y atractivo.

Detalles del Syngonium podophyllum

Detalles del Syngonium podophyllum
Detalles del Syngonium podophyllum

 

Se presenta como una planta trepadora, la cual puede crecer hasta unos 30 centímetros por año y, finalmente, alcanzar una altura de apenas 1,50 a 2 metros cuando se cultiva en interiores. Sus tallos son fuertes y gruesos, manteniendo igualmente una excelente flexibilidad.

Lo primero que podremos detallar en la planta es que se encuentra siempre verde, la cual tiene abundantes hojas de largos pecíolos envainados que suelen proceder de diversos nudos, cuya forma se presenta acorazonada, y muestra un color verde oscuro sumamente llamativo, acompañado de nervaduras claras y notables.

Cuando la planta alcanza una cierta edad, se podrán apreciar las hojas con partiduras en 3 lóbulos, aunque por lo general suelen tener apenas 1 en cuanto a variedades cultivadas.

En cuanto a las flores, suelen aparecer de color rojo, verde, naranja o blanco. Sin embargo, su aparición es poco frecuente y suelen pasar desapercibidas, es decir, no tienen interés alguno. Si en dado caso aparecen las flores, su época de aparición se daría en la estación de invierno.

Cuidados del Syngonium podophyllum

Cuidados del Syngonium podophyllum
Cuidados del Syngonium podophyllum

 

Existen diversos requerimientos ambientales que se deben llevar a cabo para mantener el hermoso diseño ornamental que nos presenta la planta, los cuales suelen ser parecidos a los necesarios en plantas de interiores. En efecto, los cuidados necesarios para prolongar la vida del Syngonium podophyllum son los siguientes:

  • Requiere de buena iluminación, ya que es necesaria para que el ejemplar pueda relucir su belleza en su máxima capacidad. Ahora bien, no se debe ubicar en algún lugar con acceso directo al sol, por lo que se recomienda ubicarle cerca de una ventana, en donde los rayos solares sean indirectos.
  • La temperatura debe ser estrictamente estable, ya que los cambios repentinos de la misma pueden ser muy perjudicial. Por otra parte, debemos descartar las frías heladas, estableciendo un límite de temperatura mínima de 10 a 12ºC.
  • En cuanto al sustrato, lo recomendable sería plantar el ejemplar en suelos turbosos de arena fina, aunque si el terreno resulta ser de mala calidad, podemos optar por sustituir el mismo y aplicar poliuretano o perlita.
  • Es una planta que puede crecer en cualquier cantidad de humedad, desde las más altas hasta las más bajas, aunque la última no suele ser recomendable. Por otro lado, debemos regar la planta con buena moderación, incluyendo la estación de verano o invierno, pero sin llegar al punto de producir encharcamientos.
  • Una característica relevante de este ejemplar es que produce demasiadas hojas, por ende, suele empobrecer en gran medida al sustrato donde se encuentre. Es por ello que se recomienda aplicar fertilizante líquido en el agua que vamos a suministrar en la estación de primavera y verano, dejando un tiempo entre cada riego de 15 a 20 días. Ademas, si no se tiene a la disposición el abono mencionado, se puede optar por introducir barras de fertilizantes por un tiempo de cada 2 meses.

Enfermedades y plagas del Syngonium podophyllum

El Syngonium podophyllum es propenso a ser atacado por diversas plagas, sobre todo aquellas que generalmente atacan a plantas de interiores, entre las cuales se mencionan la araña roja, cochinillas, ácaros y los conocidos trips.

En cuanto a las enfermedades, la mayoría se pueden presentar por acción de una mala ubicación ambiental, pero en cuanto a bacterias, se pueden mencionar las siguientes:

  • Cephalosporium: Es un hongo que ataca al ejemplar causando manchas foliares de poco tamaño y, a su vez, de color rojo.
  • Erwinia y Xanthomonas: Son bacterias que suelen atacar a la planta en varias partes de su estructura, desde los esquejes al momento del enraizamiento, hasta producir abundantes manchas con lesiones transparentes y acuosas.
  • Rhizoctonia: Se trata de un hongo que causa diversas manchas anormales que, al principio, se tornan acuosas, pero al pasar el tiempo se tornan marrones.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *