Saltar al contenido

Ulmus minor

Ulmus minor
Ulmus minor

También conocido como olmo, olmo común, negrillo (castellano), om, olm (catalán), humar hostotxikia (euskera) y ulmeiro (gallego). Es quizás la especie de olmo más común y conocida en toda Europa, aunque actualmente, por acciones biológicas, está desapareciendo un poco.

Conoce al ulmus minor

Es un árbol de porte robusto y grande que normalmente tiene una hermosa copa abundante y algo irregular. Genera una buena sombra y se le aprecia como árbol de jardín y parques; especialmente en el verano donde se necesita de sombra en los entornos urbanos. Era ampliamente empleado como ornamental por su floración y fructificación característica; sin embargo, sus usos en las ciudades han mermado por acción de plagas de hongos y otras enfermedades que han diezmado las poblaciones de olmos comunes en Europa, razón por la que actualmente es una especie protegida.

Detalles del ulmus minor

Es un gran árbol caducifolio, muy robusto, que puede alcanzar los 40 metros de altura. Con un tronco recto que, en ejemplares viejos, tiende a ahuecarse. Tiene una corteza parda que suele presentar muchas grietas en su superficie.

Presenta hojas simples, alternas, aserradas, con un tamaño de hasta 8,5 centímetro de largo por 6 centímetros de ancho. Son de contorno ovalado o lanceoladas, y se encuentran sostenidas por un peciolo de hasta 15 milímetros.

Las flores son muy pequeñas y poco apreciables; no obstante, crecen en grandes grupos. Son polinizadas por acción del viento, generando frutos secos, llamados sámaras con una longitud de 7 a 9 milímetros. Dichos frutos, presentan alerones para facilitar su dispersión por el viento y son un alimento importante de aves, especialmente de palomas y tórtolas. Asimismo, sus frutos son precoces apareciendo y madurando antes que aparezcan las hojas tras el invierno.

Sobre su ecología

Es preferente de los climas templados y con buena iluminación. Aunque tolera la semisombra, prefiere habitar en claros de bosques y en bordes exteriores de las riberas, ya que tiene mejor tolerancia a la sequía que otras especies. Usualmente se le encuentra asociado a especies de robles, encinas, álamos y sauces con quien tiende a formar bosques.

Como especie, el olmo común prefiere los suelos frescos y bien desarrollados, especialmente si son calcáreos. Tiene una tolerancia moderada a la sequía y es bastante resistente al clima frío. Se le encuentra comúnmente en altitudes comprendidas entre el nivel del mar y los 1000 metros aproximadamente.

También se le considera una especie clave en los ecosistemas por su tendencia a formar huecos en su madera, esto le permite ser un árbol perfecto para servir de refugio de pequeños animales, especialmente en invierno. Se destaca que la enfermedad de la grafiosis, causada por hongos transmitidos por escarabajos tuneladores, ha mermado muchas poblaciones de esta especie.

Respecto a su propagación, se da mediante sus semillas. Generalmente, tardan un tiempo en germinar por cuestiones de frío, pero tiene buen porcentaje de germinación. También rebrota muy bien de cepa. Es muy longevo, sobrepasando los 500 años, aunque algunos ejemplares se dice que sobrepasan los 1000.

Situación geológica del olmo común

Situación geológica del olmo común
Situación geológica del olmo común

 

Tiene una amplia zona de distribución, encontrándose en Norteamérica, Eurasia y el norte de África donde se encuentran multitud de plantaciones nativas, su uso como ornamental le ha permitido aumentar su zona de distribución. En la Península Ibérica, es un árbol disperso en algunas regiones; sin embargo, está presente en la totalidad del territorio, sobre todo en España.

Datos curiosos del olmo común

En años anteriores, se le plantaba mucho en jardines, parques y, en entornos rurales, era empleado para delimitar corrales o como cortavientos. No obstante, la acción combinada de hongos y escarabajos han destruido muchas olmeras, razón por la que se ha plantado su pariente el olmo de Siberia, que es muy resistente a estas afecciones, pero la especie sigue amenazada en muchos lugares.

Su madera es la mejor de todos los olmos y es muy apreciada para trabajos navales y en tonelería. Es dura y bastante elástica y muy resistente a la putrefacción por contacto con el agua; aunque su uso ha disminuido drásticamente debido a la pérdida de las olmeras. Además, sus hojas y ramas se emplean para alimentar el ganado.

Simboliza en muchos casos la imponencia y la longevidad, puesto que es la especie de olmo que más edad alcanza. Finalmente, a pesar del dicho de “no pedirle peras al olmo” y a la mucha alusión de que no produce frutos, este ejemplar si los genera y son comestibles, consumiéndose verdes en ensaladas.

 

Subir