Saltar al contenido

Ulmus pumila

Ulmus pumila
Ulmus pumila

También conocido como olmo de Siberia, olmo siberiano (castellano) y Siberiako zumarra (euskera). Es una especie de olmo que, como su nombre común lo indica, procede naturalmente de Siberia. Se caracteriza porque, a diferencia de otros parientes de su género, esta especie mantiene un porte más escaso.

Conoce al ulmus pumila

Generalmente, se le aprecia como un pequeño árbol con muchas ramas y copa algo irregular, cuya forma usualmente es similar a la de un pino. Su densidad de hojas es intermedia en algunos ejemplares; sin embargo, en otros presenta una gran frondosidad; por ende, genera una sombra moderada a intensa, razón por la que se aprecia cómo árbol de sombra. Se le cultiva principalmente como árbol ornamental por su gran resistencia, porte fácil de controlar y propagación. También el ser humano lo emplea de muchas otras maneras como, por ejemplo: especie para plantaciones forestales.

Detalles del ulmus pumila

Se presenta como un arbusto grande y muy ramoso o un árbol de porte pequeño a mediano. Rara vez se le ve sobrepasando los 12 metros en ejemplares cultivados, pero silvestremente en su zona de origen es capaz de llegar a los 25 metros de altura. Cuenta con ramas rectas con una corteza agrietada de colores pardo o gris claro.

Presenta hojas pequeñas con un tamaño entre 2 a 5 centímetros con bordes aserrados y de color verde claro; la forma de las mismas es ovalada y el pecíolo es de 1 centímetro de largo aproximadamente. Se destaca que sus hojas son caducifolias.

Las flores nacen en las axilas de las hojas y son precoces, generándose antes que crezca el nuevo follaje en la primavera y creciendo en grandes grupos. Son pequeñas y de color crema o marfil.

Posteriormente, se producen los frutos, que son sámaras verdes al principio y luego se tornan grisáceos con alas longitudinales que le permiten su dispersión por el viento. Cuando maduran es común apreciar que se expanden en grandes masas por el ambiente, midiendo de 1 a 2 centímetros de largo. Cabe destacar que, son alimento de muchas aves como las palomas y de ardillas

Sobre su ecología

Es posible verlo creciendo naturalmente en zonas de praderas o bosques donde acompaña a otras especies como robles, abetos y encinas; siempre que tenga el suficiente sol para crecer, ya que es muy demandante de luminosidad. Su cultivo como ornamental le ha permitido colonizar nuevos lugares porque produce gran cantidad de semillas, convirtiéndole en una especie invasora, llegando a desplazar a las especies nativas de olmos.

Crece en prácticamente la totalidad de los suelos; sin embargo, prefiere aquellos que sean profundos ya que tiene un amplio sistema de raíces que le permite obtener los nutrientes necesarios para su crecimiento. De igual forma, suele vérsele en altitudes cercanas al nivel del mar y hasta los 2000 metros aproximadamente, ya que es una planta robusta.

Soporta increíblemente condiciones climáticas adversas y algunas enfermedades. Ahora bien, es sensible a plagas de insectos, además de que no es una especie longeva. Pero compensa todo esto con su rápido crecimiento, especialmente en sus primeros años donde puede superar los 6 metros en 3 años.

Respecto a su propagación las sámaras son dispersadas por el viento y germinan abundantemente, también rebrota de cepa.

Situación geológica del olmo de Siberia

Situación geológica del olmo de Siberia
Situación geológica del olmo de Siberia

 

Esta especie es nativa de Siberia, China, la India e Irán, estando presente en el centro norte del continente asiático. Sin embargo, por su uso como ornamental, se ha plantado en todo el mundo, especialmente en Europa, naturalizándose en muchos lugares como la Península Ibérica, precisamente en todo el territorio español.

Datos curiosos del olmo de Siberia

Debido a su gran resistencia a la grafiosis (enfermedad que ha disminuido considerablemente la población de olmos), se cultiva en todo el mundo como ornamental, prácticamente desplazando las otras especies del género. También es muy común en plantaciones forestales por su rápido crecimiento y robustez; sin embargo, se destaca su potencial invasor dada su facilidad de extenderse en multitud de ambientes, así como su capacidad de rebrotar perfectamente de cepa.

Por otra parte, cabe destacar que, la madera de esta especie es de mala calidad y rara vez se emplea en carpintería, pero es buena como leña. Por último, resulta interesante conocer que su nombre científico viene del nombre romano de los olmos “ulmus. Mientras que el epíteto específico de la especie significa pequeño, esto alude a su porte reducido comparable con otras especies de su género.

 

Subir