Saltar al contenido

Victoria Regia la flor acuática más grande del mundo

La Victoria regia es una planta acuática, perteneciente a la familia de las Ninfáceas. Es un nenúfar cuyo descubrimiento data del año 1801 en Bolivia, por el naturalista y botánico Tadeo Henke. También se le conoce como Victoria amazónica, ya que es originaria de América Meridional, habitando aguas poco profundas del rio Amazonas (Brasil y Perú), Guyana, Paraguay, Venezuela y Colombia.

La belleza de la planta y su flor, han inspirado muchas leyendas en la Región Amazónica, relacionándose íntimamente con muerte y espíritu lunar. Su esencia es capaz de aumentar las cualidades de nuestro cuerpo. Además, son el complemento perfecto para adornar grandes estanques.

Características de la Victoria Regia

La victoria regia es una maravilla de reino vegetal, se le conoce como la planta acuática más grande del mundo, la reina de las flores, o la flor de américa. Es venerada en la amazonia, conociéndosele como Irupé (en lengua guaraní).

  • Se compone de una única hoja circular, que puede medir hasta 200 cm de diámetro. Tiene un borde perpendicular de hasta 20 centímetros, que impide el paso del agua.
  • Son capaces de soportar un gran peso en su superficie, de 20 a 40 kg, distribuidos de forma homogénea. Por esta razón es común ver pequeños mamíferos o aves reposando sobre ella.
  • Su superficie es de color verde, mientras que su parte inferior es rojiza.
  • Su tallo está sumergido y puede medir hasta 8 metros.
  • Posee una hermosa flor solitaria, con grandes pétalos de color blanco o rosado, entre 20 y 40 centímetros. Su dulce fragancia perfuma el aire de las noches, abre al anochecer y permanece abierta durante parte del día, para volver a abrirse la noche siguiente. Su temporada de floración es desde marzo hasta julio.
  • Su fruto recibe el nombre de maíz de agua, es una baya globulosa comestible.

Usos de la Victoria Regia

En la actualidad y gracias a las nuevas biotecnologías, se pueden observar muchas variedades de la planta, logrando controlar el tamaño de las hojas. De esta manera han podido darle un uso más versátil en la decoración de paisajes rurales y urbanos, en grandes estanques de jardines, parques, lagos, e incluso pequeños espejos de agua.

Por otra parte, los indígenas extraen el jugo de las raíces, para usarlo como un tinte para el cabello de color negro.

Acción terapéutica de la esencia de Victoria Regia

Su acción se centra en el despertar de la vida espiritual, contribuyendo a la identificación de emociones negativas que impiden seguir adelante. Representa una guía, que ayuda a enfocar la atención en otras dimensiones más allá del plano físico, como una luz en el medio de la noche, que así como su flor, hace referencia al renacimiento.

Es una herramienta útil en el proceso de aceptación de la muerte, ayudando a perder el miedo interior por la vida.

Esta esencia proporciona una gran sensación de paz interior y de aceptación. Es perfecta para valorar aquellas emociones y circunstancias que realmente importan. Surge un sentimiento de gratitud, que además ayuda a comprender el sentido de la vida y de la realidad.

Su uso produce una sensación de rejuvenecimiento, cuya acción es prolongada, perdurando en el tiempo aun habiendo suspendido la ingesta.

Muchos terapeutas consideran a la esencia de Victoria Regia una ayuda para traer la luz en estos tiempos de caos que experimenta la humanidad.

Historia de la Victoria Regia

Aunque fue Tadeo Henke quien descubrió a la especie en la expedición más importante de la época liderada por el gobierno español, fueron los ingleses quienes la clasificaron en el año 1837, otorgándole su nombre en honor a la Reina Victoria de Inglaterra.

Su historia se centra en la rivalidad entre los jardineros ingleses, quienes inician un concurso para determinar quién lograba reproducir más rápido el hábitat del nenúfar, para cultivarlo y hacerlo florecer. Tanto el duque Joseph Paxton, como Syon House lograron su cometido. Todo esto despertó el interés del público, por lo que fue objeto de diversas monografías e ilustraciones.

El enorme lirio de la planta fue objeto de inspiración para la creación del Palacio de Cristal, una edificación de Joseph Paxton, que albergo la Gran Exposición Mundial realizada en Londres en 1851.

Subir