Saltar al contenido

Wisteria sinensis

Wisteria sinensis
Wisteria sinensis

La Wisteria sinensis, conocida comúnmente como “Glicinia”, es una hermosa planta trepadora nativa de China y Japón, la cual nos deleita con un diseño maravilloso, pues cuenta con unas flores sumamente vistosas y fragantes, tomando en cuenta que, a su vez, dispone de abundantes ramas, cuyo tamaño es excepcional para expandirse alrededor de un gran soporte.

Si tuviéramos que elegir una planta para adornar algún evento importante como por ejemplo una boda, sin dudas podríamos optar por un ejemplar de glicinia, pues se puede decir que su carácter ornamental puede superar muchísimas plantas trepadoras. Por si fuera poco, tiene una longevidad muy alta, por lo que podremos apreciar una hermosa planta durante muchísimos años.

Características de la Wisteria sinensis

Características de la Wisteria sinensis
Características de la Wisteria sinensis

 

Se presenta como un arbusto trepador de elegante porte, cuyas ramas pueden alcanzar una altura aproximada de hasta 15 metros, siendo además de contextura robusta. Debemos destacar de la planta su alta longevidad, ya que puede ser capaz de alcanzar los 100 años si se mantiene en un ambiente óptimo para su vida en el jardín.

Por otra parte, podemos apreciar sus hermosas hojas caducas que, en comparación de las flores, suelen ser menos vistosas. Dichas hojas se encuentran compuestas por un número de 7 a 13 foliolos, cuya forma suele ser oval, ligeramente pubescentes en su crecimiento, pero cuando llegan a madurez se tornan lampiñas.

Lo más impresionante de la planta radica en sus inflorescencias, las cuales suelen presentarse en racimos de enormes tamaños, cuya medida aproximada ronda entre los 15 y 20 centímetros, conteniendo abundantes flores de color violeta, azul, o blanco; y su respectivo tamaño se mantiene alrededor de los 2,5 centímetros, añadiendo también que poseen una especie de aroma muy agradable.

Es importante mencionar que el color de las flores suele variar dependiendo de la variedad, y, además, su época de floración ocurre al final de la temporada de primavera, teniendo así una probabilidad de volver a producirse en otoño.

Propagación de la Wisteria sinensis

Existen diversos métodos para propagar un ejemplar de glicinia, pero para una mejor propagación es recomendable ser muy selectivo con el método a emplear, pues a pesar de tener un crecimiento rápido, su desarrollo y floración suele ser muy lento los primeros años.

Si se desea multiplicar la especie por medio de semillas, se debe tomar en cuenta que su período de crecimiento y floración ronda alrededor de los 10 años, siendo más recomendable aplicar el método de propagación por esquejes y acodo; dichos procesos son:

  • Propagación por esquejes: Es el método más recomendado, pues su crecimiento se da alrededor de los 4 años. Se procede con obtener un esqueje leñoso del ejemplar; posteriormente se deberá cultivar en un invernadero o sitio de interior con sus requerimientos ambientales, y al pasar de los años veremos como la planta empieza a florecer. Por otra parte, se recomienda suministrar hormonas de enraizamiento al utilizar este método, aunque su aplicación no tiende a ser obligatoria.
  • Propagación por acodo: El proceso se basa en simplemente obtener un esqueje de raíz; luego se planta con el lado cortado hacia el terreno, se suministra el sustrato requerido y su riego, para que, finalmente, la planta pueda florecer en un período de algunos años.

Cuidados de la Wisteria sinensis

Cuidados de la Wisteria sinensis
Cuidados de la Wisteria sinensis

 

Se trata de una planta trepadora capaz de subsistir durante muchísimo tiempo si se toman en cuenta sus cuidados, los cuales suelen ser relativamente sencillos, y sus resultados tienden a ser muy satisfactorios. Algunos de sus cuidados son:

  • Primeramente, se debe tomar en cuenta que es una planta trepadora apta para adornar muros, paredes, pérgolas y enrejados; necesitando así de suficiente iluminación y luz solar, aunque por otra parte puede crecer en la semisombra, pero siempre considerando que necesita de al menos 4 horas de sol.
  • En cuanto a la temperatura, por ser una especie de exteriores se puede decir que lo más óptimo sería mantenerle en ambientes de calor; sin embargo, tiene una excelente rusticidad, por lo que puede aguantar las frías heladas, pero no en abundancia.
  • Puede crecer en cualquier tipo de suelo, pero siempre preferirá aquellos arcillosos, fértiles y sobre todo húmedos. Por otra parte, debemos considerar plantarle en un terreno con buena profundidad, pues sus raíces suelen producir muchas ramificaciones, que además adquieren mucha dureza.
  • Requiere de suficiente humedad, por lo que debemos regarle constantemente para evitar que el sustrato se seque, pero teniendo en cuenta que los encharcamientos puede resultar dañino.
  • Es sumamente recomendable añadirle abono al terreno, el cual debe contener nitrógeno para así lograr mejorar el proceso de floración de la planta.

 

Subir