Saltar al contenido

Zamioculca zamiifolia

Zamioculca zamiifolia
Zamioculca zamiifolia

La planta Zamioculca zamiifolia es una especie originaria de África, caracterizada por su gran rusticidad y porte elegante, siendo usada desde hace muchos años como planta de interiores, aunque también suele ubicarse en los exteriores. Actualmente, su distribución ha llegado mucho más lejos que su zona de origen, pues su excelente tolerancia a los distintos ambientes ha hecho que pueda adaptarse a muchas zonas ajenas a la tropical.

Si queremos regalar una planta a una persona que le tengamos mucho aprecio, ya sea algún familiar o amigo, podemos optar por darle un ejemplar de Zamioculca zamiifolia, pues debido a sus pocos cuidados y excelente resistencia, es considerada una de las plantas más fáciles de cuidar en las zonas donde se distribuye, siendo altamente recomendada para jardineros principiantes.

Características de la Zamioculca zamiifolia

Características de la Zamioculca zamiifolia
Características de la Zamioculca zamiifolia

 

Si tuviéramos que elegir 2 palabras que describan el diseño de la Zamioculca zamiifolia, sin dudarlo se pueden mencionar “elegancia” y “sencillez”, pues presenta características que le permiten resaltar desde pequeños lugares hasta lujosos espacios. Presenta un tamaño reducido de apenas 30 centímetros, aunque se pueden apreciar algunos ejemplares superando dicha altura y alcanzando el metro.

En cuanto a su estructura, podemos apreciar una hermosa planta de hojas perennes, las cuales pueden comportarse caducas dependiendo del ambiente, siendo a su vez alternas, simples, pinnadas y carnosas. Cada foliolo que presenta mide entre 5 y 15 centímetros de largo por 1,5 a 5 centímetros de ancho. Además, cada uno se encuentra sobre un tallo que se le puede llamar “columna vertebral”, siendo este cilíndrico y alargado, mostrando finalmente un hermoso color verde brillante sobre toda la especie.

En algunas ocasiones, suelen aparecer inflorescencias, pero resulta muy raro poder presenciarlas, ya que se trata de una planta para interiores y necesita ayuda del ambiente externo para poder dar origen a dichas flores. Por otra parte, podemos mencionar unas inflorescencias de tipo espádice, las cuales son de color amarillo con verde claro y miden aproximadamente de 6 a 8 centímetros de largo por 0,7 a 1,7 centímetros de ancho. En cuanto a la sexualidad de las flores, pueden ser masculinas y femeninas.

Posteriormente de la polinización de sus flores, nacen los frutos, los cuales son muy pequeños de hasta 12 milímetros, son de color blanco, y no suelen ser muy llamativos.

Propagación de la Zamioculca zamiifolia

Existen diversas maneras de propagar un ejemplar de Zamioculca zamiifolia, entre ellas se puede mencionar la propagación por medio de semillas, pues se trata de un método muy clásico a la hora de expandir los horizontes de una planta. Sin embargo, las de esta especie tiene un tiempo de germinación muy lento, por lo que es recomendable aplicar los siguientes métodos:

  • Propagación por bulbos: Se trata de un método muy sencillo. Se extraen unos bulbos que suelen salir del sustrato contenido en la maceta, luego se colocan en otras macetas adicionales, y se deben distribuir en cantidades de aproximadamente 3 unidades.
  • Propagación por esqueje foliar: Es un método ligeramente laborioso, ya que previamente se debe preparar el sustrato, el cual debe contener sustancia de perlita, corteza y su respectiva arena. Posteriormente, se extraen las hojas junto con el rabillo, se ubican en el terreno preparado, y se le aplica abundante riego para mantener el suelo húmedo.

Cuidados de la Zamioculca zamiifolia

Cuidados de la Zamioculca zamiifolia
Cuidados de la Zamioculca zamiifolia

 

A pesar de ser una especie muy conocida por su alta rusticidad, un descuido del ejemplar podría dar como consecuencia la pérdida total del mismo, por lo que debemos tomar en cuenta los siguientes cuidados:

  • Es muy indispensable la iluminación, ya que favorece en el crecimiento de la planta. Lo más recomendable sería ubicar a la planta en un lugar cercano a la ventana, donde los rayos solares puedan acceder de manera indirecta. Por otra parte, cabe destacar que, esta especie entra en una pequeña categoría de plantas de interior capaces de sobrevivir ante situaciones de mucha sombra o aquellas áreas donde la iluminación sea escasa.
  • Puede sobrevivir en una amplia variedad de sustratos; sin embargo, siente preferencia por aquellos livianos, suaves, muy drenados y con abundante humus.
  • En cuanto a la temperatura, debemos tener en consideración que se trata de una planta tropical, razón por la que es necesario ubicarle en un ambiente donde el calor sea abundante; es decir, con una temperatura que sobrepase al menos los 15ºC.
  • Como toda planta, el riego es una tarea obligatoria para mantenerla con vida, así que debemos aplicarle agua en el sustrato de manera abundante, sobre todo en las temporadas de primavera y verano. También es importante que el riego no llegue al punto de producir encharcamientos, pues la Zamioculca zamiifolia no tolera en lo absoluto dicha condición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *